LA INVESTIGACIÓN JUDICIAL DE LA FORTUNA DEL EXTESORERO

El juez Ruz rastrea en Suiza las cuentas de una nueva empresa 'fantasma' de Bárcenas

Un escrito del abogado helvético del extesorero desvela la existencia de la sociedad Novis. Es el mismo nombre de una cuenta que el político español tuvo abierta en el Lombard Odier de Ginebra entre 1999 y 2005 y en la que acumuló 8,7 millones de euros.

Luis Bárcenas, en una de sus comparecencias en la Audiencia Nacional.
Luis Bárcenas, en una de sus comparecencias en la Audiencia Nacional. EFE

Primero fuero la fundación panameña Sinequanon. Después, la empresa uruguaya Tesedul. Y, ahora, una sociedad llamada Novis. La trama empresarial urdida por Luis Bárcenas para ocultar su fortuna en Suiza tiene una nueva pieza: una mercantil desconocida hasta ahora y que tiene el mismo nombre que una de las cuentas que el extesorero del PP mantuvo durante seis años en el Lombard Odier de Suiza. Su existencia se ha conocido gracias al escrito que el pasado 24 de septiembre envió Jean-Marc Carnicé, abogado helvético del político ahora encarcelado, a la Fiscalía de Berna para comunicar que él era el representante legal de los intereses de Bárcenas durante el desarrollo de la comisión rogatoria que se desarrolla en la capital del país centroeuropeo entre ayer y hoy con la presencia del juez Pablo Ruz. En el escrito, incorporado al sumario, el abogado informaba al fiscal Sergio Mastroianni de que tenía instrucciones de su representado de facilitar información sobre las cuentas abiertas en la entidad bancaria a nombre de Tesedul y Sinequanon, las dos pantallas conocidas hasta ahora, y de la "sociedad Novis".

"Novis" es el primer apellido de la abuela materna de Bárcenas. El extesorero también lo utilizó para denominar una cuenta suiza que mantuvo abierta entre 1999 y 2005

El nombre de la mercantil no es, sin embargo, desconocido para la Justicia española, aunque hasta ahora se relacionaba con una cuenta en el Lombard Odier y no con una sociedad 'fantasma'. La existencia de la cuenta con dicha denominación, con número 33357, se conoció cuando la entidad suiza remitió a España toda la información que tenía sobre depósitos abiertos por Bárcenas, bien a su nombre o al de las entonces únicas conocidas Tesedul y Sinequanon. Gracias a la misma se supo que el primer contacto del político ahora encarcelado con la entidad ginebrina se había producido en junio de 1999 cuando abrió una cuenta que bautizó con el nombre de Novis, pero sin referencia a ninguna empresa. Entonces, el estallido del caso Gürtel estaba aún lejano y Bárcenas se sentía tan seguro que se puso a él como beneficiario económico y dio poderes sobre la misma a su hermano Juan Carlos y a Francisco Yáñez, empleado del PP y amigo suyo. El hijo de éste, Iván Yáñez, está imputado en la causa acusado de ayudar al extesorero a vaciar las cuentas suizas tras destaparse la trama de corrupción de Francisco Correa.

Seis años abierta

La cuenta 'Novis' permaneció abierta seis años, hasta el 29 de julio de 2005, cuando el extesorero del PP traspasó todos sus fondos a una nueva cuenta en la misma entidad, en este caso abierta a nombre de la fundación panameña Sinequanon. En ese tiempo, el depósito fue incrementando sus fondos hasta alcanzar en mayo de 2007 un saldo de 8,7 millones de euros, en su mayor parte invertidos en acciones de empresas españolas. Para su apertura, Bárcenas se presentó como un "ejecutivo independiente" que tenía negocios relacionados con el ladrillo y el mundo de marketing. A los gestores del banco suizo no les mencionó entonces su condición de integrante del equipo económico del PP. En su informe de junio pasado, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía le dedicó un amplio espacio a esta cuenta, de la que destacaban que en sus dos últimos años había registrado 18 ingresos de importantes cantidades de dinero, tres de ellas en metálico. Los agentes resaltaban que en enero de 2004 el propio Bárcenas se desplazó a Ginebra para hacer un ingreso de 240.000 euros con los que acometer la compra de un paquete de acciones de Endesa.

Sin embargo, la información facilitada por Lombard Odier sobre dicha cuenta Novis era incompleta, según destacaba ya entonces la Policía en su informe. El motivo: sólo recogía los movimientos registrados en ella desde enero de 2003, pero no de los casi cuatro años anteriores que estuvo abierta. De hecho, uno de los objetivos del actual viaje del juez Ruz a Berna es recabar más información sobre los antiguos movimientos de este depósito, del que sólo se sabe que se nutrió con lo que el extesorero había acumulado enotra entidad helvética, la Banca della Svizzera Italiana (BSI). De esta última, el magistrado español aún no ha recibido ninguna documentación y pretende con esta comisión rogatoria conseguirlos también. No obstante, el abogado suizo de Bárcenas señala en la carta en la que revela la existencia de la empresa Novis, que el mandato de su cliente es facilitar información "simplificada" de los movimientos bancarios en Lombard Odier y el Dresdner Bank-LGT, la otra entidad de la que ya se tiene información, pero no del BSI. "Si otras cuenta fueran afectadas [por la investigación] le ruego que me lo comunique inmediatamente para solicitar nuevas instrucciones [de mi cliente]", destacaba en su escrito el letrado de Bárcenas.

La coartada de la tía-abuela 'Novis'

Curiosamente, la palabra Novis aparece en el sumario desde mucho antes de que llegara la documentación del Lombard Odier que destapó la existencia de la millonaria cuenta. En concreto, desde 2011, cuando la Agencia Tributaria remitió al juzgado la documentación que había presentado ante ella la mujer del extesorero, Rosalía Iglesias Villar, también imputada en la causa, para justificar 500.000 euros que supuestamente había ganado con la comercialización de obras de artes. Entre dichos documentos, aparecía un manuscrito fechado el 15 de mayo de 1987 por el cual una tal María Teresa Novis González declaraba haber vendido a la esposa de Bárcenas dos cuadros por 300.000 pesetas (1.800 euros). Las obras, en concreto, eran una tabla de la Circuncisión del Niño Jesús y un lienzo de la Presentación en el Templo, que supuestamente pasaron luego a manos de una intermediaria argentina llamada Isabel Mackinlay para su venta por un precio muy superior al de su compra. Esta última operación fue desmontada recientemente por la investigación tras el testimonio de la supuesta comisionista que aseguró haber participado en un contrato fraudulento a cambio de una cantidad de dinero.

La mujer de Bárcenas utilizó un contrato manuscrito de María Teresa Novis, la anciana tía abuela del extesorero, para intentar justificar una operación de compraventa de arte de 500.000 euros

Ya en 2011, el documento en el que aparecía la mujer apellidada Novis despertó las sospechas de Hacienda, que investigó a la supuesta vendedora de los cuadros para saber quién era. En el informe que remitió al sumario del caso Gürtel, el fisco reconocía que “no se dispone de datos fiscales de 1987. En la información de los años 2002 hasta la fecha aparece como pensionista, dejando de tener imputaciones de pensión en el año 2006, por lo que podría estar fallecida”. Un año después, la Policía remitía al juez Ruz un informe en el que aseguraba que la tal María Teresa Novis era, en realidad, una mujer fallecida en junio de 2005 a los 95 años de edad. Las pesquisas policiales permitieron comprobar también que la anciana tenía estrechos lazos familiares con el propio Bárcenas: era la hermana de la abuela materna del político, Carmen Novis González.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba