LA INVESTIGACIÓN JUDICIAL DE LA CONTABILIDAD B DEL PP

Bárcenas se la vuelve a jugar al PP: guarda copia de las agendas con sus encuentros con donantes

Su secretaria reconoce que en 2011 el extesorero le pidió los dietarios y que se los devolvió tiempo después. La mujer del preso le reclamó por 'sms' los originales el pasado 14 de julio, un día antes de que tirase de la manta.

Bárcenas se la vuelve a jugar al PP: guarda copia de las agendas con sus encuentros con donantes
Bárcenas se la vuelve a jugar al PP: guarda copia de las agendas con sus encuentros con donantes

Luis Bárcenas vuelve a sacarse un as de la manga. El extesorero del PP guarda fotocopias de las agendas en las que su secretaria en Génova 13 anotó durante años todas sus reuniones como responsable de finanzas de partido, incluidos sus encuentros con los donantes del partido. Así se puso de manifiesto este martes durante el interrogatorio al que fue sometida esta empleada, Estrella Domínguez. Según esta mujer, que comenzó a trabajar con el ahora recluso en 1990, en estos dietarios ella anotaba por indicación de su jefe "todo" lo que hacía éste, incluidos sus encuentros, cenas y reuniones. Los mismos estuvieron en su poder hasta, al menos, diciembre de 2012, cuando, dijo, los tiró a la basura al considerar que ya no tenían ningún valor. La secretaria también reconoció que en 2009, al poco de estallar el caso Gürtel, el propio Bárcenas le pidió que guardase dichas agendas en su casa y que en 2011 se las reclamó para devolvérselas tiempo después. El interrogatorio del abogado defensor del extesorero dejó claro que durante esos días el exsenador hizo una copia de las mismas, según destacaron a Vozpópuli fuentes jurídicas presentes en la declaración.

La mujer del extesorero reclamó por 'sms' a la secretaria los originales de los dietarios un día antes de que éste tirase de la manta: "Querida Estrella, necesito que me hagas llegar las agendas de Luis. Él te las dio antes de todo y eso no te compromete"

Siempre según estas fuentes, el letrado Javier Gómez de Liaño manejó mientras formulaba las preguntas lo que parecían fotocopias de dichas agendas, en algunas de las cuales se podía leer referencias manuscritas a algunos de los presuntos donantes del PP ahora imputados. Fue precisamente este abogado el que también destapó con su interrogatorio que cuando el extesorero ya estaba preso, éste intentó recuperar los originales a través de su mujer, Rosalía Iglesias. Ésta envió a la secretaria de su marido un sms en el que le decía expresamente: "Querida Estrella, necesito que me hagas llegar las agendas de Luis. Él te las dio antes de todo [en referencia al escándalo de loa papeles] y eso no te compromete". La empleada del partido le respondió con un "lo siento, ya no las tengo". La testigo reconoció la existencia de ese intercambio de mensajes y el juez le pidió que entregara su teléfono móvil. En el mismo acto, el secretario judicial levantó acta del contenido de los mismos.

Durante su declaración, Estrella Domínguez, que acudió a la Audiencia Nacional acompañada de abogados del partido, aseguró que "no siempre sabía con quién se reunía el señor Bárcenas". Cuando le mostraron los apuntes contables con la supuesta contabilidad B del PP para ver si reconocía la letra que figuraba en ellos, la mujer afirmó que se "parecía" a la de su jefe. La empleada del partido detalló también que fue secretaria del extesorero hasta que éste dejó el partido, aunque aseguró que seguía acudiendo a la sede de la formación y que ella seguía ejerciendo el papel de asistente "puntualmente" por indicación de responsables del PP. De hecho, llegó a asegurar que no tenía "claro" cuando Bárcenas dejó de desempeñar funciones en Génova 13. La mujer, que sigue trabajando en Génova 13, aseguró que tuvo su última conversación telefónica con el que había sido jefe en enero de 2013, cuando estalló el escándalo de los papeles. La secretaria detalló que fue el extesorero quien la llamó.

Agendas perdidas, ordenadores estropeados

Las agendas de Bárcenas no fueron las única que han terminado siendo destruidas. Rosa María López Merinero, secretaria del otro extesorero imputado en la causa, Álvaro Lapuerta, también aseguró que ya no conservaba estos documentos. La también empleada del PP afirmó que las iba eliminando con el "paso del tiempo". Esta mujer recalcó que no conocía personalmente a ninguno de los empresario imputados en la causa como presuntos donantes de la formación política y destacó que en ese tema contable ella nunca había tenido "ninguna competencia". Rosa María López también resaltó que en ocasiones su jefe le pedía que le hiciere llamadas, pero que él también las hacía directamente y que, por tanto, no sabía siempre con quién hablaba el responsable de finanzas. La mujer también destacó que esos dietarios ella apuntaba las reuniones, pero "nada de donaciones". Incluso aseguró que su ordenador se había estropeado "en al menos una ocasión" y que, por ello, ya no tenía acceso a los correos electrónicos de la etapa en la que trabajó para el octogenario extesorero.

Rosa María López, que insistió que "Álvaro Lapuerta se reunía con muchas personas", aseguró al juez Ruz que no sabía que éste tuviese "una caja de caudales en su despacho" y negó que tampoco tuviera la costumbre de anotar "nada en ninguna tarjeta", como reveló Bárcenas el pasado 15 de julio. Incluso negó que hubiera gestionado ningún viaje de Lapuerta ni a Argentina ni a Suiza y recalcó que desde 2009, cuando estalló el caso Gürtel, dejó de ver al extesorero ahora encarcelado por la sede de la formación. Sobre su actual relación con Lapuerta, la secretaria aseguró que no tenía ya trato directo con él, pero que se había interesado por su salud tras conocer las graves caídas que había sufrido recientemente y que le mantuvieron en coma durante semanas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba