Nacional

La guerra interna que IU mantiene en Madrid hace tambalear el futuro de su alcaldía emblema

La lucha de poder entre los críticos y el sector oficialista del partido pone en riesgo la continuidad de José Masa al frente del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. La corriente Frente Amplio quiere hacerse con el bastón de mando antes de 2015. La aparición de un fraude de 20 millones de euros en la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) desata las tensiones.

Cayo Lara (c), junto al concejal de IU Pedro del Cura (i) en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid.
Cayo Lara (c), junto al concejal de IU Pedro del Cura (i) en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. FEC

El aumento de apoyo ciudadano a Izquierda Unida (IU), según recogen las encuestas, camufla un descenso considerable de la cohesión del partido, sobre todo en la Comunidad de Madrid. En esta región se están incrementando las disputas entre dos bandos cada vez más visibles, el oficialista (el aparato del partido) y la Izquierda Abierta de Gaspar Llamazares, por un lado, y las corrientes renovadoras o críticas que encarnan Frente Amplio IU-CM, Cambiar IU-CM y militantes del PCE, por otro. El último encontronazo ha llegado hasta el principal feudo de IU en España: Rivas Vaciamadrid, el municipio donde cuenta con más concejales. 

Un informe de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid que ha detectado un desajuste contable de 20,9 millones de euros en la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) ha sido el detonante de una crisis de Gobierno sin precedente en la alcaldía-feudo de los comunistas. El órgano fiscalizador ha constatado que en los años 2010 y 2011 dicha entidad, cuya gestión se encontraban externalizada desde 2003 a la firma Habyco XXI, carecía de normas internas de contratación que respetara los principios de transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación, y tampoco contaba con personal propio.

Ante estos hechos, el alcalde, José Masa, de Izquierda Abierta, ha optado por destituir de manera fulminante a la concejala de Hacienda, Ana María Reboiro, y ha puesto al frente de la auditoria abierta para corregir las irregularidades de la EMV a un edil de su círculo más próximo, el responsable de Recursos Humanos, Marcos Sanz. Sin embargo, tal decisión de apartar a Reboiro ha caído como una bomba en las bases del partido, donde el 80% de los miembros de la Asamblea local de IU pertenecen al sector crítico (Frente Amplio IU-CM y Cambiar IU-CM).

Desde este órgano de la formación se ha reprochado a Masa que destituyera a Reboiro, de la corriente renovadora, en lugar de prescindir del exalcalde y concejal de Urbanismo, Fausto Fernández, y se ha reclamado, al mismo tiempo, la “municipalización” de la EMV. Sin embargo, el regidor ha hecho oídos sordos y ha mantenido en el cargo a Fernández, adscrito como él a Izquierda Abierta.

Por parte del sector crítico, el coordinador local de IU y concejal de Educación, Pedro del Cura, ha destacado la labor transparente de Reboiro y ha centrado sus ataques en su compañero de bancada, Fausto Fernández, responsable político de la EMV, por “la opacidad y no rendición de cuentas sobre la situación actual de la Empresa ante los órganos y la militancia de IU, que decidieron que formase parte de su lista electoral”. Del Cura ha criticado a Masa que no informara de la destitución de Reboiro al Grupo Municipal de IU y que comunicara la noticia a la exedil mientras se encontraba de baja médica.

Desde la corriente renovadora no quieren esperar a que el primer edil, José Masa, proponga el nombre de la actual concejala de Seguridad Ciudadana, Yaiza García, como su heredera para las próximas elecciones

Ante la negativa del alcalde a seguir las demandas de dichas bases, la estabilidad del Gobierno de Rivas Vaciamadrid pende de un alambre. Y es que, según ha podido saber Vozpópuli, entre las intenciones del sector renovador se encuentra hacerse con el bastón de mando de la Alcaldía antes de los próximos comicios locales de 2015. No quieren esperar a que el primer edil, José Masa (todo apunta a que no volverá a presentarse a presidir el Ayuntamiento) proponga el nombre de la actual concejala de Seguridad Ciudadana, Yaiza García, como su heredera.

De este modo, los descontentos con las últimas maniobras de Masa pretenden que sea el responsable de Educación, Pedro del Cura, quien asuma el control. Del Cura cuenta con el respaldo de diputados críticos de IU en la Asamblea de la Comunidad de Madrid, que barajan esta operación como una demostración de fuerza frente al aparato del partido, dirigido a nivel regional por Eddy Sánchez, e Izquierda Abierta.

Pérdida de confianza en sus filas

El futuro de Masa se complica y mucho. Así lo aventuraba este domingo un destacado militante de IU Rivas Vaciamadrid en un blog colgado en la propia página del partido: “Empañar una labor de tantos años por defender lo indefendible --ir en contra de la Asamblea de IU-- puede hacer que Pepe Masa pase de ser un gran alcalde a un responsable de una crisis de difíciles consecuencias y, por lo tanto, a ser denostado por los ciudadanos que le votaron y salir por la puerta falsa”.


Comentar | Comentarios 0

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba