LAS CIFRAS DEL MINISTERIO DEL INTERIOR

La Policía busca banco que le gestione las cuatro cuentas a través de las que mueve 2.100 millones

El equipo de Ignacio Cosidó licita el contrato por un año, prorrogable a dos, para tutelar los depósitos por los que pasan las nóminas de los 85.000 trabajadores de la Dirección General y otras partidas. Actualmente lo hace La Caixa.

Imagen de archivo de Ignacio Cosidó, director general de la Policía.
Imagen de archivo de Ignacio Cosidó, director general de la Policía. EFE

Con la banca buscando depósitos desesperadamente, la Policía pone sobre la mesa un apetitoso bocado de 85.000 potenciales clientes y 21.000 millones de euros en movimientos. Ignacio Cosidó y su equipo han iniciado el proceso de licitación para "la contratación de un servicio de gestión de tesorería" para las cuatro cuentas corrientes con las que el departamento mueve la mayor parte de su presupuesto. Se trata, en concreto, de los depósitos de "provisión de fondos a justificar", "anticipo de caja fija", "pago de haberes" y la "cuenta restringida de ingresos", algunas de las cuales tienen saldos medios mensuales por encima de los 11 millones de euros y realizan movimientos de hasta 262 millones en sólo treinta días. Actualmente, la adjudicación la tiene La Caixa, aunque en convocatorias anteriores lo lograron las desaparecidas Caja Postal, Argentaria y Caja Madrid, además de Bankia. El contrato ofertado es por un año prorrogable a dos.

La cuenta con la que se pagan las nóminas de los policías mueve cada treinta días cerca de 155 millones de euros; el doble en los meses de pagas extras 

La cuenta que más dinero mueve es, con diferencia, la que la Dirección General utiliza para pagar las 85.000 nóminas de sus agentes y personal laboral. Cada mes recibe ingresos que rondan los 155 millones de euros (en los meses de pagas extras es casi del doble) que, inmediatamente, son transferidos a los depósitos de los trabajadores. No obstante, sus saldos suelen situarse alrededor de los 3 millones de euros, aunque a finales del año pasado llegó a acumular hasta 40 millones. En total, en 2013 pasaron por la misma la friolera de 2.084 millones de euros. Una importante actividad por la que la entidad adjudicataria no podrá "exigir ni descontar cantidad alguna a los perceptores ni a la Administración".

Las otras tres cuentas son mucho más modestas, aunque una de ellas también registra cifras millonarias. Se trata de la cuenta de provisión de fondos 'Caja Fija', que a los largo de los últimos doce meses movió más de 34 millones de euros. En ella se ingresan por término medio 2,5 millones de euros mensuales y mantiene unos saldos que rondan siempre los 7 millones de euros, aunque en algunos casos llegó a ser de 11 millones de euros a comienzos del año pasado. Saldos sensiblemente inferiores tienen las otras dos. Por la de 'pagos a justificar' pasaron 1,7 millones de euros durante 2013 y su saldo nunca fue superior a los 350.000 euros. Por la 'restringida de ingresos' apenas circularon 344.000 euros y en algunos momentos su saldo no llegó a los 2.000 euros. Ésta es utilizada únicamente para ingresar los fondos que la Policía obtiene de la venta de material en desuso y que posteriormente son traspasados al Tesoro Público.

Ni gastos ni comisiones

Para aspirar a la gestión de todas ellas, la Dirección General de la Policía ha fijado unas "condiciones necesarias" para las entidades interesadas en hacerse con la misma. La primera de ellas, "la inexistencia de cualquier tipo de gasto y/o comisión" ya que el coste para las arcas públicas de dicho contrato debe ser '0'. Además, los bancos deben tener una cobertura de oficinas en las localidades en las que la Policía posee sus 72 "cajas pagadoras" o, en su defecto, un sistema para trasladar a las mismas los fondos que reclamen éstas. Además, las sucursales situadas en estos municipios deberán tener capacidad para efectuar operaciones en el acto de cambio de las divisas más usuales "hasta el contravalor de 1.500 euros, comprometiéndose para operaciones superiores a proporcionar el cambio en la divisa y cuantía necesaria en un plazo no superior a dos días hábiles".

El gran atractivo para la banca de estas cuentas son los 85.000 potenciales clientes que representan los policías y para los que Interior exige trato "preferente"

La entidad adjudicataria deberá también abrir dos sucursales para uso exclusivo de la Policía. Una en el llamado Complejo Policial de Canillas, en Madrid, donde se sitúan los servicios centrales del Cuerpo. La segunda, en la sede de la Escuela Nacional de Policía, en Ávila. En la primera, el equipo de Cosidó exige que haya al menos dos trabajadores, "salvo en la época estival", con el horario habitual de las oficinas bancarias abiertas al público en general y, además, dos cajeros automáticos. En la de la Academia estas exigencias se reducen a un empleado y a un único expendedor de billetes.

Además, el banco que resulte finalmente adjudicatario deberá dar servicio de "clientes preferentes" a aquellos policías que domicilien la nómina en la misma. "Estará exento de cualquier tipo de gasto, comisión, mantenimiento, administración u otro de la misma naturaleza en cualquier operación (transferencia, cheques, retirada de efectivo, correspondencia y otras similares) que realice en dicha entidad, como asimismo, en la solicitud y utilización de cualquier tipo de tarjeta sea de crédito o no", señala textualmente el pliego de condiciones al que ha tenido acceso este diario.

En el mismo se añade que la entidad remitirá periódicamente a los responsables financieros de la Policía un listado de las prestaciones que ofezca a los agentes "para su difusión entre el colectivo". "Muchos nos cambiamos de banco, porque además recibes la nómina un día antes", coinciden en señalar algunos de los agentes consultados. Es, de hecho, el gran atractivo del contrato: una bolsa de nada menos que 85.000 potenciales clientes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba