EL ÚLTIMO GOLPE CONTRA LA CORRUPCIÓN

La 'trama Enredadera' y un funcionario de la Junta de Extremadura se repartían pelotazos al 50%

Correos electrónicos intervenidos a empleados de Fitonovo, epicentro de la red de corrupción, revelan que un responsable de las carreteras regionales y la empresa se embolsaban a parte iguales la diferencia entre lo facturado y lo realmente ejecutado. 

Guardias civiles custodian una dependencia oficial registrada el pasado martes en la 'Operación Enredadera'
Guardias civiles custodian una dependencia oficial registrada el pasado martes en la 'Operación Enredadera' EFE

Pequeñas subvenciones, grandes beneficios. La 'Operación Enredadera' de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha permitido conocer detalles soprendentes de la trama de corrupción creada en torno a la empresa sevillana Fitonovo SL. Entre ellos, la elevada comisión que recibía un funcionario de la Junta de Extremadura por facilitar de manera reiterada adjudicaciones a la mercantil considerada el epicentro de la red: nada menos que el 50% del importe entre lo facturado y lo realmente ejecutado. Varios correos electrónicos intervenidos a directivos de la sociedad que ganaba los concursos revelan el alto porcentaje de la 'mordida' así como la continua relación con el empleado público, que se mantuvo, incluso, cuando Fitonovo llevaba ya meses siendo investigada.

Alaya considera que Fitonovo SL aumentó de manera "notable" su facturación en Extremadura tras pagar "comisiones periódicas" al jefe de conservación de las carreteras

Así lo revela el auto de prisión dictado el pasado martes por la juez Mercedes Alaya contra el director comercial de la sociedad sevillana, Juan Andrés Brugueras Foye, que detalla que éste y uno de sus subordinados en Extremadura, Francisco Javier Navarrete Sánchez, supuestamente habían pagado "comisiones periódicas" al jefe de Sección de Conservación y Explotación de Carreteras de la Junta de Extremadura, José María Pizarro. Siempre según el escrito de la magistrada, este funcionario presuntamente facilitó que se adjudicara a Fitonovo contratos y que ésta, además, facturase por encima de lo realmente ejecutado. A cambio, recibió de la trama al menos 66.050 euros entre febrero de 2006 y enero de 2012. El auto destaca que en ese periodo las adjudicaciones a la empresa en esta comunidad autónoma registraron un "notable incremento".

Sin embargo, la juez recoge en su auto sus dudas de que ésta haya sido la única cantidad cobrada por el responsable de la conservación de las carreteras extremeñas ya que reconoce que estos datos son los obtenidos exclusivamente de la contabilidad que Fitonovo llevaba de su caja B hasta agosto de 2012. Por ello, no descarta que se hayan producido otros pagos posteriores. De hecho, entre los emails intervenidos figuran referencias a contratos adjudicados en agosto y octubre de 2013, fechas en las que la empresa sevillana ya estaba siendo investigada por la UCO dentro de la primera fase del 'caso Madeja', antecedente de la actual 'Operación Enredadera'.

"Connivencia entre funcionario y Fitonovo"

Sobre el elevado porcentaje que supuestamente cobraba el funcionario arrestado, la juez detalla la existencia de un correo electrónico intercambiado en 24 de mayo de 2011 en el que se especifica que la comisión "sería el 50% de la diferencia entre el importe de lo facturado y lo ejecutado". Por ello, Alaya concluye que "habría connivencia entre el funcionario y Fitonovo SL para facturar un importe superior al realmente ejecutado y obtener así un beneficio para ambos con cargo a las arcas públicas, pues de esta diferencia se detraería el procentaje de comisión del señor Pizarro", en referencia al responsable de conservación de las carreteras extremeñas.

Fitonovo SL y el funcionario se repartían al 50% la diferencia entre el importe de lo facturado y lo realmente ejecutado, según un email intervenido

No es el único email que le incrimina. La juez Alaya detalla en su auto otros dos mensajes en los que se refleja abiertamente la supuesta connivencia entre el funcionario y los directivos de Fitonovo. Así, la Guardia Civil ha localizado uno fechado el 15 de agosto de 2013 en el que el comercial de la empresa sevillana en Extremadura señala a su jefe directo, Juan Andrés Brugueras, que ha sido informado por José María Pizarro de que su departamento "quiere adjudicar un contrato por menos de 40.000 euros para desbroce" y le adjunta tres presupuestos de otras tantas sociedades del propio grupo para presentarse y conseguir así "una concurrencia ficticia". De este modo, se garantizaba que la adjudicación acababa en la trama.

Dos meses después, y con los mismos emisor y destinatario, los investigadores han localizado otro mensaje en el que el primero da por hecho que "les van a adjudicar a dedo dos contratos menores de 50.000 euros más Iva para las zonas de Plasencia y Zafra". Además, la juez hace referencia a una llamada de teléfono de diciembre de 2013, en plena investigación y en la que los directivos de Fitonovo ya tenían intervenidos los teléfonos. En ella, el jefe comercial exige a un subordinado que se ponga en contacto con "José María", en referencia al funcionario, para que se les adjudiquen trabajos de desbroce de vegetación en los márgenes de al menos 120-140 kilómetros de carretera. "No quiero hablar de nada que no sea quitar esos kilómetros", recalca.

El auto de la juez Alaya también destaca como ejemplo de la connivencia entre el responsable de mantenimiento de carreteras de la Junta y los directivos de Fitonovo la indicación del primero a estos últimos para que se hicieran con las acciones de una entidad extremeña llamada TAO "que cuenta con clasificación para contratar [con la Administración]". La magistrada detalla que esta empresa "estaría relacionada con un tal José Luis, sobre el que hay que seguir investigando", recalca. Las pesquisas sobre la trama extremeña siguen, por tanto, abiertas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba