Nacional

El Gobierno mantiene ‘retirado’ en un despacho al hijo del golpista Antonio Tejero Molina

Antonio Tejero Díaz fue sancionado en 2014 por su ‘paellada’ por el 23-F mientras mandaba el GRS número 1, pero luego fue ascendido a coronel. Ahora está ‘retirado’ en un despacho, sin mando sobre fuerzas.

El ex teniente coronel Antonio Tejero Molina durante su irrupción en el Congreso de los Diputados.
El ex teniente coronel Antonio Tejero Molina durante su irrupción en el Congreso de los Diputados. EFE

El coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díaz, hijo del exteniente coronel golpista Antonio Tejero Molina, ya no podrá conmemorar con otra paellada el 34 aniversario del intento de golpe de Estado del 23-F, como hizo en 2014. No, al menos, teniendo mando sobre fuerza armada. Resulta que pese a haber sido ascendido a coronel el pasado mes de septiembre, Tejero Díaz permanece prácticamente retirado en una Comisión de Servicio en la Subdirección General de Apoyo, que no supone mando sobre fuerza armada.

La decisión de retirarle del mando de esta manera la adoptó el propio director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, después de que el Gobierno de Rajoy privara a Tejero Díaz de su destino al frente del Grupo de Reserva y Seguridad número 1 (GRS 1) de la Guardia Civil tras protagonizar, en febrero de 2014, un episodio de conmemoración del 33 aniversario del intento de golpe de Estado del 23-F que le supuso la apertura de un expediente en el Benemérito cuerpo.

Paella conmemorativa por el 33 aniversario del 23-F

La historia tendría un tinte cómico si no fuera por el trasfondo progolpista de la misma: en febrero de 2014, ante el 33 aniversario del fallido golpe de estado del 23-F, el hijo del militar golpista, entonces teniente coronel, ofreció a sus compañeros de armas una “Paella conmemorativa” en unas instalaciones de la Guardia Civil en Valdemoro.

“¿Por qué un agente que ha sido destituido por una acción como la conmemoración del 23-F puede ser ascendido el mismo año que es sancionado?”

Esta conmemoración de un hecho golpista le causó su destitución como jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS). Sin embargo, y he ahí la gran sorpresa, el 23 de septiembre de 2014, apenas siete meses después, se publicó en el Boletín Oficial del Estado su ascenso a coronel de la Guardia Civil.

La historia tiene unos ribetes tan absurdos que motivó una pregunta al Gobierno del diputado de CiU Joan Guillaumes i Ràfols: “¿Por qué un agente que ha sido destituido por una acción como la conmemoración del 23-F puede ser ascendido el mismo año que es sancionado?”, quería saber el diputado catalanista.

La culpa es… de Zapatero

En su respuesta al diputado catalán a la que ha tenido acceso Vozpópuli, el Gobierno de Rajoy echa la culpa de que Tejero Díaz -que ya había protagonizado otros incidentes similares- tuviera mando sobre fuerzas y además fuera obligatorio su ascenso a coronel al anterior Gobierno, es decir, a Rodríguez Zapatero. Y la historia no deja de tener un punto de verdad: el entonces teniente coronel Antonio Tejero Díaz fue nombrado Jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 por Resolución de 12 de febrero de 2010, publicada en el Boletín Oficial de la Guardia Civil del 23 de febrero de 2010. Es decir, que el nombramiento lo hizo el anterior Gobierno socialista.

El ascenso de Tejero Díaz a coronel era inevitable y “consecuencia de un sistema reglado”

Por esa razón, dado que Tejero Díaz siguió su carrera con todos los parabienes y además con mando de fuerzas, su ascenso al empleo de coronel, publicado en el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa número 179, de fecha 15 de septiembre de 2014, era inevitable y “consecuencia de un sistema reglado”.

Ese “sistema reglado”, según el Ministerio de Defensa, se trata de un proceso de evaluación basado en el sistema de selección en la Guardia Civil, de acuerdo con lo previsto en los artículos 58.4, 59.3 y 67.3 de la Ley 42/1999, de 25 de noviembre, de Régimen del Personal de la Guardia Civil, y conforme a “unos procedimientos y normas objetivas de valoración comunes, en el caso que nos ocupa, para todos los tenientes coroneles a los que corresponde ser evaluados para el ascenso en el ciclo 2014/2015, de acuerdo con el orden de escalafón”.

Así es, al menos, como lo justifica el Gobierno, que alude a que tales procedimientos y normas se derivan del Reglamento de evaluaciones y ascensos del personal del Cuerpo, aprobado por Real Decreto 1224/2006, de 27 de octubre, y se detallan en la Orden Ministerial de 2 de junio de 1999, por la que se establecen las normas para la evaluación y clasificación del personal de la Guardia Civil.

De este modo, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, rechaza cualquier responsabilidad, argumentando que es la Junta de Evaluación nombrada al efecto la que, siguiendo los procedimientos preestablecidos, lleva a cabo el proceso correspondiente, común para todos los evaluados. Así, Tejero fue “evaluado favorablemente para el ascenso el día 27 de febrero de 2014 por la Junta de Evaluación correspondiente e informado el Consejo Superior en fecha 29 de abril de 2014, que dio su conformidad por unanimidad”.

Las consecuencias de la paellada progolpista

En el ínterin se celebró la famosa paellada en Valdemoro, por lo que “a pesar de haber sido considerado apto para al ascenso”, el director general de la Guardia Civil, Fernández de Mesa, ordenó una nueva evaluación de Tejero, que tuvo lugar el 12 de mayo de 2014, con “informe favorable a la vista de la Información Reservada ordenada por el Director General el día 18 de marzo de 2014, que concluyó que no existían responsabilidades disciplinarias ni penales” por los actos progolpistas de Valdemoro. Con esa nueva propuesta elevada al Consejo Superior, éste dio su conformidad al ascenso a coronel por unanimidad de los miembros.

El coronel Tejero Díaz perdió la confianza del Gobierno, que le retiro del mando de fuerza

Es decir, que el Gobierno de Rajoy culpa a Zapatero de este ascenso, porque el mismo “se produce para quienes están incluidos en el ciclo de evaluación por ‘corresponderles legalmente por orden de escalafón’, tal y como se refleja en la propia Orden firmada el 9 de septiembre por la Subsecretaría de Defensa, con competencia delegada del Ministro de Defensa”.

Lo más curioso del asunto es que el Ministerio de Morenés reconoce que, efectivamente, y pese a verse obligado a ascender a coronel a Tejero Díaz, se produjo una “pérdida de confianza” en él para permanecer en su anterior destino, el GRS 1, que “ocupaba como de libre designación”, por lo que el director general de la Guardia Civil le asignó una Comisión de Servicio en la Subdirección General de Apoyo, que no supone mando sobre fuerza armada.

Lo único que queda por saber es si Tejero Díaz conmemorará este año el 34 aniversario del intento de golpe de Estado, dado que solamente quedan unos días para la onomástica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba