Las bicicletas son para el verano es el título de la obra teatral escrita por Fernando Fernán Gómez que consiguió el Premio Lope de Vega concedido por el Ayuntamiento de Madrid. Pero, hoy, bicicletas y verano representan otra problemática distinta a la planteada por el distinguido actor y director en 1977. Ahora, este tipo de vehículo de dos ruedas ha crecido cuantiosamente y la Policía Municipal de Madrid ha intensificado sus controles, con la sorpresa de que en 2015 el 33% de los ciclistas parados han dado positivo por alcoholemia.

“La bicicleta es otro vehículo más, solo cambia la retirada de puntos -que no se produce-, ya que no necesitan ningún documento para su manejo”, afirma Montejano

Así lo reconoce el jefe de la Unidad de Atestados de Tráfico de Madrid, Antonio Montejano, quien asegura que han detectado un aumento significante de vehículos de este tipo. “No se trata de un campaña eventual, sino que intentamos concienciar a la gente para que no conduzca bajo los efectos del alcohol y drogas. Y los ciclistas son un colectivo al que se le había prestado menos atención”, apunta Montejano. Igualmente, con el nuevo servicio de transporte público BiciMAD se han mostrado más casos de jóvenes que utilizan las bicicletas después de salir de copas.

En este sentido, la normativa de seguridad vial -Reglamento General de Circulación y Ordenanza Municipal de Circulación- que hace referencia a la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas es la misma que para el resto de los conductores; sea automóvil, motocicleta o camión. Es decir, multa de 500 euros para los valores de más de 0,25 mg/l en aire respirado, sanción de 1.000 euros hasta los 0,50 mg/l en aire respirado y penas de prisión entre 3 y 6 meses para los que superen los 0,60 mg/l o con un tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro. “La bicicleta se considera otro vehículo más, solo cambia la retirada de puntos -que no se produce-, ya que no necesitan ningún documento para su manejo”, subraya el jefe de Atestados.

Y es que los datos son preocupantes. En 2014, de 44 pruebas de alcoholemia a bicicletas solo cinco fueron positivas, pero en lo que llevamos de año se han efectuado 194 test y 64 de ellos han superado los 0,25 mg/l (un 33% del total). Desde la Policía Municipal reconocen que la amplificación de las cifras se debe a que ahora se incluyen a los conductores involucrados en accidentes de tráfico. Aún así, llama la atención que tres de cada diez ciclistas infrinjan la ley cuando se presupone que es un medio de transporte utilizado por personas saludables, amantes del deporte.

El jefe de la Unidad de Atestado de Tráfico de Madrid asimismo pone en valor el mérito de la Policía Municipal porque con el mismo número de efectivos han aumentado los controles, como también han dualizado éstos con las pruebas de drogas. “Nuestros agentes han realizado cursos junto médicos forenses para detectar la sintomatología, ya que, si el control de alcoholemia da negativo, tienen que saber interpretar los efectos que generan las drogas y realizar la verificación de sustancias psicotrópicas”, afirma Montejano.

BiciMAD ha contabilizado 790 bicicletas destrozadas, las cuales han tenido que ser sustituidos por la mala práctica de algunos usuarios

Por su parte, Miguel González -portavoz de Pedalibre- ha expresado a este periódico que ve muy oportuno el aumento de los controles a los ciclistas: “Claro que estamos a favor. Es un avance para la seguridad vial de las bicicletas en Madrid, pero nosotros pedimos demandamos aún más normativas que beneficien a los ciclistas”. González se refiere a que su asociación -una de las más grandes y organizadas de toda la capital- lleva solicitando a los gobiernos municipales y a la Dirección General de Tráfico (DGT) que las sanciones no sean las mismas para ciclistas y automovilistas. “No ocasiona el mismo daño un ciclista borracho que un conductor borracho. No es justo”, reprocha.

Hartos de BiciMAD

Pero el alcohol no es el único quebradero de cabeza para la Policía en Madrid. Vozpópuli informaba hace unos días que los 'municipales' están hartos del servicio de bicicletas de la ciudad -BiciMAD-. Así lo manifiesta el sindicato CSIT-Unión Profesional en una carta dirigida al director de la Policía Andrés Serrano, donde explican que tienen que movilizar patrullas durante horas para custodiar las bicis robadas.

El quid de la cuestión, parecer ser, la puesta en funcionamiento de una tarjeta fraudulenta que permite sacar las bicicletas sin pagar por su uso. Esto ha llevado a que el número de abandonos se haya disparado y los usuarios 'pirata' prefieran dejarlas en cualquier lugar, menos en el anclaje que les corresponde. La empresa concesionaria ha contabilizado 790 vehículos destrozados, los cuales han tenido que ser sustituidos por la mala práctica de algunas personas.