Un estudio pionero impulsado por la Generalitat de Cataluña y la Universidad de Oxford ha concluido que la vacuna de Pfizer ha reducido la mortalidad de los usuarios de las residencias catalanas en un 98%, y en un 97% la posibilidad de ser hospitalizado después de la segunda dosis.

El estudio, que publica la revista científica 'The Lancet', es el primer trabajo mundial sobre la eficacia clínica de la vacuna de Pfizer en residencias geriátricas y lo firman, entre otros, el catedrático del Centro Estadístico en Medicina de la Universidad de Oxford, Daniel Prieto-Alhambra, el secretario de Salud Pública de Cataluña, Josep Maria Argimon, y la responsable de vacunación en Cataluña, Carmen Cabezas.

Vacuna de Pfizer en residencias

El estudio también demuestra que el efecto de la vacuna de Pfizer en trabajadores de las residencias ha supuesto una bajada de los niveles de contagios del 95% en sanitarios, del 92% en personal residente y del 88% en ancianos.