La combinación de un fármaco contra la artritis reumatoide, el tocilizumab, y la dexametasona se ha mostrado como un tratamiento para los casos más graves de coronavirus. Un ensayo clínico en Reino Unido demuestra que la administración de estos medicamentos reduce la mortalidad en los casos más graves de coronavirus hasta la mitad, según informa el diario El País.

El tocilizumab es un anticuerpo monoclonal aprobado hasta ahora para tratar la artritis reumatoide. “Ahora sabemos que este medicamento ayuda a todos los enfermos con niveles bajos de oxígeno y que ya sufren una inflamación avanzada”, ha explicado Peter Horby, experto en enfermedades emergentes de la Universidad de Oxford recogidas por el diario El País. “El impacto combinado de la dexametasona y el tocilizumab es impresionante y muy bienvenido”, ha añadido el médico en una nota de prensa.

Durante el ensayo se analizó la mejora de más de 2.000 pacientes que recibieron el fármaco comparada con la de otros que recibieron el tratamiento habitual. La mortalidad se redujo un 4% en el grupo que recibió el anticuerpo monoclonal. De cada 25 pacientes se consiguió salvar a uno.

El medicamento resultado de la mezcla es Actemra y es fabricado por la farmacéutica europea Roche y aumenta un 7% la probabilidad de un enfermo de salir con vida del hospital. Los efectos se han observado en los pacientes menos graves que solo requieren oxígeno con mascarilla como en los que necesitan un respirador mecánico en la UCI.

Este nuevo tratamiento es efectivo en el punto más crítico de la infección, cuando ha comenzado la fase grave de la covid y los enfermos pueden caer en una espiral inflamatoria producida por su propio sistema inmune, que puede conducir a la muerte.

Los dos fármacos utilizados son los únicos que han demostrado salvar vidas contra la covid y también los únicos que reducen el tiempo de estancia hospitalaria y evitan la necesidad de respiradores mecánicos.

Sin datos completos

Todavía no se han publicado los datos completos del estudio, pero los responsables han asegurado que lo harán en los próximos días, según ha indicado la Universidad de Oxford.

Otro aspecto positivo es que el tratamiento con tocilizumab es que tiene un precio relativamente bajo, de entre 850 y 1.200 euros, en función del peso del paciente. Por su parte, la dexametasona, que hasta hoy era el único tratamiento que había demostrado salvar vidas en pacientes de covid, es un corticoide muy barato.