Tras las críticas por la lentitud con la que Madrid había comenzado la campaña de vacunación, la presidenta Isabel Díaz Ayuso lanzó un mensaje contundente en Twitter: "Madrid va a vacunar los lunes, los martes, los miércoles, los jueves, los viernes, los sábados, los domingos y los festivos. Mañana y tarde. Con todos los medios disponibles, públicos y privados. Incluso de noche". Sin embargo, Vozpópuli ha podido constatar por fuentes de la Consejería de Sanidad que la sonada vacunación nocturna "no se está llevando a cabo" y que ni médicos, ni enfermeras, lo ven viable.

El anuncio de la presidenta daba a entender que Madrid vacunaría las 24 horas del día, los siete días a la semana, algo que no se ha producido y que la Consejería de Sanidad descarta totalmente para esta primera fase de vacunación, dirigida a personal y personas mayores en residencias, profesionales sanitarios y dependientes no institucionalizados. 

Las únicas vacunas que se han puesto de noche son, como reconocen en la Consejería, las inyectadas a profesionales sanitarios que terminaban el turno de guardia. La Dirección General de Salud Pública de Madrid, adscrita a la Viceconsejería que lidera Antonio Zapatero, reconoció a los sindicatos en una reunión informativa organizada este miércoles que "la vacunación 24 horas está descartada en estos momentos". 

Desde Salud Pública argumentan que no es viable vacunar de noche en las residencias, ya que se alterarían los ritmos de sueño de las personas mayores. El Sindicato de Enfermería de Madrid considera inviable una vacunación de 24 horas, tanto por falta de recursos humanos, como por las molestias que implicaría para los ciudadanos vacunarse de madrugada.

"Para llevar a cabo una vacunación nocturna habría que aumentar la plantilla", asevera Jesús García, portavoz del Sindicato de Enfermería (Satse) de Madrid. En estos momentos, la Comunidad de Madrid cuenta con 1.500 enfermeras formadas para vacunar del coronavirus, pero no se están utilizando todas. Por el momento, la comunidad está haciendo uso de 46 equipos de vacunación para las residencias, formados por dos enfermeras cada uno, y 22 adicionales en hospitales y centros de salud. En total, son 136 las enfermeras poniendo vacunas en Madrid. 

Filomena congela el plan

"Se está vacunando de 8 de la mañana a 8 de la tarde con este personal, es decir, 12 horas. Para vacunar 24 horas habría que doblarlo, obviamente, por lo que se deberían utilizar 272. Eso para vacunar a los grupos prioritarios actuales, claro. Para vacunar al resto se necesitaría todavía más personal", explica García.

No hay que olvidar que las plantillas de Enfermería acumulan un importante desgaste desde hace semanas por la tendencia ascendente de contagios covid. A esto hay que sumar el efecto del temporal Filomena, que ha causado bajas en Enfermería, como reconoce Satse. Este sindicato de Enfermería considera también que vacunar de noche "supone un trastorno en el sueño de las personas que es mejor evitar".

Julián Ezquerra, secretario general del Sindicato Médico de Madrid (Amyts), comparte que "no tiene sentido vacunar por la noche": "El personal está cansado, no se le puede pedir más de lo que ya da". Ezquerra también pone de manifiesto que "no se está llegando a vacunar en condiciones adecuadas en Atención Primaria. La vacunación allí está muy retrasada por causas organizativas y también por Filomena. Hay muchos consultorios locales cerrados". Satse Madrid añade al respecto que "en Atención Primaria el plan que tenía la comunidad se ha venido abajo por culpa de Filomena. Están reestructurando el proceso de vacunación para llegar al máximo posible de profesionales".

Hasta febrero, en residencias

Según la información facilitada por la Dirección General de Salud Pública a los sindicatos, el ritmo de vacunación está siendo más lento de lo esperado en las residencias, y más rápido en los hospitales. "El ritmo de vacunación en los hospitales está siendo acelerado, incluso más de lo previsto", apunta García.

Por el contrario, Madrid no prevé terminar la vacunación en residencias hasta mediados de febrero, que es cuando pretende empezar con las personas dependientes no institucionalizadas. Este miércoles, la Asociación Madrileña de Atención a la Dependencia (Amade), que representa a un tercio de las residencias madrileñas, manifestaba en un comunicado que el 88% de sus 202 residencias no habían recibido las vacunas y aseguraban "no tener conocimiento de cuándo ni cómo se iniciará el proceso de vacunación en sus centros". 

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad sitúan a Madrid como la penúltima comunidad autónoma en dosis administradas, habiendo puesto el 41,6% de las recibidas. El Ejecutivo argumenta que están guardando la segunda dosis para garantizar que tienen suficiente stock.