Política

Sánchez se hace la 'foto' con Torra para que PDeCAT y ERC le aprueben los Presupuestos

Este jueves, en el debate de la senda de déficit, el Gobierno reeditará la mayoría de la moción de censura con Podemos, PNV, PDeCat y ERC, y los independentistas ya barajan apoyar la tramitación de las cuentas

Encuentro entre Quim Torra y Pedro Sánchez
Encuentro entre Quim Torra y Pedro Sánchez GTres

Pedro Sánchez confesó este miércoles en La Moncloa al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, su convicción de que habrá Presupuestos generales del Estado en 2019 porque los acabarán apoyando en las Cortes los independentistas catalanes del PDeCAT y ERC, según señalan a Vozpópuli fuentes socialistas. De hecho, ninguno de los dos tiene intención de presentar enmiendas de totalidad a las cuentas públicas, lo que permitiría su tramitación.

Si ese cumple ese vaticinio presidencial, todo el debate sobre elecciones generales en el superdomingo 26 de mayo con autonómicas y municipales, o en otoño -esta última es la opción más sensata para Page y el resto de los barones socialistas-, quedará en nada porque el presidente del Gobierno podrá agotar la legislatura y convocar a las urnas en junio de 2020.

Para ello, el líder socialista ha tenido que acceder, a medias, a la demanda del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de que la reunión de ambos no fuera tal sino una cumbre de los dos gobiernos. Después de mucho tira y afloja -en reuniones discretas de la vicepresidenta, Carmen Calvo, con el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, y la consellera Elsa Artadi- , Pedro Sánchez y Torra van a verse a las 18.00 de esta tarde en el Palacio Pedralbes y después Calvo y Aragonés, por un lado, y Artadi y la ministra de Política territorial, Meritxell Batet, harán lo propio.

Se trata de un movimiento calculado para que la Generalitat no pueda presentar esa ronda de reuniones, en vísperas del Consejo de Ministros en la Casa Llotja de Barcelona como un "trato de Estado a Estado", diplomático; algo que no convence a los partidos de oposición, PP y Ciudadanos, que han puesto el grito en el cielo por lo que consideran una cesión intolerable de Sánchez para mantenerse en La Moncloa.

Razones para el optimismo

Sánchez tiene razones para el optimismo porque en el Pleno del Congreso PDeCAT y ERC van a votar con el PSOE a favor de la nueva senda de déficit que fue rechazada el pasado mes de julio. Y, además, los independentistas no tienen intención de presentar enmienda de totalidad al Presupuesto, lo cual es señal de que podría salir adelante en la votación final. Aunque no son pocos, eso sí, los factores que podrían terminar dando al traste con las cuentas públicas.

De momento, el presidente obtendrá una primera victoria cuando la Cámara Baja dé luz verde este jueves a la senda de estabilidad del Gobiernoque aumenta en cinco décimas el déficit pactado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy con Bruselas -del 1,3% al 1,8% del PIB-. Y lo hará en un momento de especial tensión por el Consejo de Ministros del viernes en Barcelona, donde se prevén movilizaciones en las calles.

Sánchez tendrá el apoyo del PNVCompromís Unidos Podemos además de los independentistas catalanes. Al final de la tarde, ERC decidió hacer público su voto afirmativo a la senda. "Lo entendemos como un nuevo gesto en favor de la construcción de un marco de confianza y diálogo en el que, a pesar de todo, continuamos creyendo", aseguran fuentes republicanas. Sin embargo, advierten: "Vamos a votar a favor, aunque de ningún modo presupone ninguna actuación futura respecto a nuestra posición ante los presupuestos generales del Estado". 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba