Política

El PSOE utiliza a Vox para reforzar la mayoría de izquierdas en la Mesa

El PP y la formación de Santiago Abascal cruzan acusaciones tras el revés de verse con un miembro menos en la Mesa y con Ciudadanos fuera; Vox dice "tomamos nota" y García Egea les culpa de meter a Pisarello, de Podemos

Pablo Casado y Santiago Abascal en la constitución del Congreso
Pablo Casado y Santiago Abascal en la constitución del Congreso EFE

El PSOE consiguió este martes una jugada de esas de trilero parlamentario para la cual hace falta muchos trienios en el Congreso. Y consiguió una mayoría reforzada en la Mesa de la cámara de 6-3, en lugar del 5-4 entre izquierda y derecha que estaba inicialmente previsto.

Después de defender con pasión un cordón sanitario a Vox, a fin de que la "ultraderecha" no entrara en el órgano de gobierno de la Cámara, al final se percató de que eso conducía inexorablemente a una votación en la cual la popular Ana Pastor se haría con la vicepresidencia primera -sustituta de la presidenta, Meritxell Batet, cuando no esté-.

Así que, sobre la marcha, los socialistas renunciaron a presentar candidato a la vicepresidencia cuarta -que al final ha recaído en el diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro- porque prefirieron poner toda la carne en el asador, para que esa vicepresidencia primera fuera para el socialista sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que ya la ocupaba en la legislatura pasada. 

El PSOE olvida el 'cordón sanitario'

Controlada Presidencia y vicepresidencia del Congreso, es decir, la imagen pública, el PSOE optó en la votación de los cuatro secretarios porque Ciudadanos se quedara fuera y que su socio preferente, Unidas Podemos, en lugar de tener dos puestos, haya acabado teniendo tres; los mismos que ellos: la vicepresidencia tercera para la moradaGloria Elizo, y dos secretarías.

El daño colateral para la oposición, principalmente para Vox, pero no solo. El centro derecha se queda con tres puestos en lugar de los cuatro previstos. La mayoría prevista de cinco representantes en la Mesa para PSOE/Unidas Podemos, frente a los cuatro que hubieran correspondido a PP/Vox (dos cada uno) se ha transformado en un seis para los primeros y solo tres para el bloque de centro derecha -con los de Inés Arrimadas fuera del órgano de gobierno del Congreso-.

Y eso ha derivado en una bronca importante entre PP y Vox porque los segundos acusan a los populares de intentar una jugada que ha salido mal: meter a los naranjas en la mesa pero a su costa, perdiendo Vox una secretaría; y al final la han acabado perdiendo y los de Arrimadas no están. Lo cual ha derivado en una trifulca que a los pocos minutos ya estaba en las redes.

"El PP tenía en su mano elegir que Vox tuviera representación en la Mesa o votar a Ciudadanos, consciente de que no iba a salir, entregando así un puesto en la Mesa a la izquierda. Ha preferido hacer esto último", dicen fuentes de Vox.

El PP acusa a Vox de vetar a Cs

Los populares, por su parte, sostienen que Ciudadanos no ha entrado "por el cordón sanitario de Vox (a los naranjas) y Vox entra gracias al PSOE". Sostiene la dirección nacional de los populares que lo que ha ocurrido es que el PSOE, después de mucho hablar de cordón sanitario a la ultraderecha, ha permitido que Gil Lázaro se haga con la Vicepresidencia cuarta del Congreso para que el socialista Celis se haga con la Vicepresidencia primera.

Lo dejó claro minutos después del tuit de Abascal el secretario general de los populares Teodoro García Egea, en el que acusa a Vox de permitir, nada menos, que el diputado de En Comú Gerardo Pisarello entre de secretario segundo en lugar de alguien como el diputado de Cs José María Espejo, que "luchó contra el golpe de Estado en Cataluña":

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba