Desafío soberanista

Los violentos se hacen fuertes en Barcelona y arrasan el centro en otra noche de caos

La cuarta jornada de protestas contra la sentencia del procés estuvo marcada por los destrozos provocados por independentistas y antifascistas. Una persona recibió una paliza de individuos de extrema derecha.

Unos 300 miembros de la ultraderecha se manifiestan para defender la unidad de España, hoy jueves en el barrio de Sarriá
Unos 300 miembros de la ultraderecha se manifiestan para defender la unidad de España, hoy jueves en el barrio de Sarriá

La cuarta jornada de disturbios tras la sentencia del procés fue una borrachera violenta protagonizada por cientos de radicales independentistas y antifascistas que deambularon a su antojo durante horas por varias calles del centro de Barcelona. Destrozaron numeroso mobiliario urbano y prendieron decenas de barricadas cuyas llamas llegaron a alcanzar varios metros de altura. 

Hasta las 2 de la madrugada, las calles no se vaciaron de gente. Hasta entonces camparon a sus anchas. Durante toda la noche los radicales buscaron el enfrentamiento con los Mossos d’Esquadra, pero la policía evitó el cuerpo a cuerpo. Tras varias horas de destrozos, la policía de la Generalitat movió sus furgonetas desde donde sus agentes -sin bajarse- disparaban con balas de de precisión foam, consideradas menos lesivas que las pelotas de goma. Alcanzaron a varias personas que fueron atendidas por voluntarios sanitarios que llaman la atención porque visten de amarillo. 

De este modo, el centro de Barcelona se convirtió entonces en un correcalles constante con el que los Mossos lograron evitar al menos que la masa se compactase para desplegar todas sus técnicas de guerrilla urbana del miércoles. Aún así, cada vez que los violentos lograban agruparse, hacían retroceder a los Mososs con el lanzamiento de objetos y artefactos pirotécnicos. Se vivieron momento de mucha tensión principalmente en la intersección entre el Paseo de Gracia y la calle Valencia. 

Radicales antifascistas en Rambla Cataluña
Radicales antifascistas en Rambla Cataluña

Ese duelo de desgaste se prolongó varias horas hasta que, entrada la madrugada y con menos gente en la calle, los agentes de la Brigada Móvil (BRIMO) ya sí se bajaron de sus furgonetas para disolver grupúsculos usando sus porras.

Presencia de la extrema derecha

Antes de eso, los Comités de Defensa de la República (CDR) habían convocado por la tarde una concentración en el Paseo de Gracia que reunió a varios miles de personas, en su mayoría muy jóvenes. Casi todo el tiempo permanecieron de forma pacífica salvo cuando comenzaron a arrojar latas y otros objetos a la prensa, ubicada en un lateral de la calle. 

Como en jornadas precedentes, la convocatoria oficial degeneró en violencia y caos a medida que avanzó la noche. En este caso influyó que a tres kilómetros de distancia coincidieron en la plaza Artós otras dos concentraciones antagónicas. Una la había convocado la izquierda independentista de Arran y antifascistas mientras que la otra reunió a gente de extrema derecha. Los Mossos tuvieron que intervenir para evitar enfrentamientos pero el ambiente comenzó a caldearse desde la tarde.

Un grupo violento con banderas de España propinó ya en el centro una brutal paliza a un joven que quedó tendido en el suelo. Las imágenes de la agresión circularon por las redes sociales y provocaron numerosas reacciones. El dirigente de ERC Gabriel Rufiáncriticó la "displicencia" de los Mossos y pidió dimisiones. El presidente del Parlament, Roger Torrent, también consideró "incomprensible" que un grupo de "neonazis" fuese capaz de recorrer los tres kilómetros que van desde la plaza Artós hasta el centro.

Aplausos de los CDR a los antifascistas

En torno a las 22 horas, los grupos antifascistas se mezclaron con la convocatoria de los CDR. De más edad, vestían con ropas oscuras y casi todos iban embozados. Fueron recibidos con aplausos y la multitud se fundió en gritos en favor de la independencia y en consignas antifascistas. 

Quema de objetos en Rambla Cataluña
Quema de objetos en Rambla Cataluña

A medida que se vaciaba el Paseo de Gracia se llenaban las calles adyacentes. La estética de los radicales y sus consignas eran principalmente de corte anarquista y antisistema. Iban armados con palos. Destrozaron algún escaparate como una sucursal de La Caixa. Sus pintadas callejeras combinaban los lazos amarillos con la “A” anarquista y las letras ACAB(All Cops Are Bastards/ Todos los policías son bastardos), habitual de los grupos antisistema. Una de estas pintadas -frente a una barricada en llamas- rezaba Cop d’Estat(Golpe de Estado).

El campo de acción de los radicales se acotó a un puñado de calles, siempre entre el Paseo de Gracia, Rambla Cataluña, Calle Balmes, Valencia, Aragó o Pau Claris, principalmente. Rompieron semáforos, pintaron escaparates, cruzaron contenedores de basura y usaron para sus barricadas las sillas y mesas de las terrazas de los restaurantes, que se apresuraron a cerrar. Arrancaron incluso un árbol. Muchas veces todo acabó siendo pasto de las llamas para sus barricadas. Los gritos de independencia o exigiendo la libertad de los líderes del procés se mezclaron toda la noche con proclamas y consignas de corte antifascista y anticapitalista.

Una pintada frente a una barricada en llamas que dice "Golpe de Estado"
Una pintada frente a una barricada en llamas que dice "Golpe de Estado" Alejandro Requeijo

Los Mossos no intervinieron

Por momentos la calle se sumió en una humareda que dificultaba la respiración. Algunos vecinos desde sus balcones arrojaron agua para sofocar los fuegos. Mientras tanto, las luces de las furgonetas de los Mossos se dejaban ver en todo momento al final de las citadas calles, pero no intervinieron mientras los violentos prendían decenas de barricadas. Sí lo hacían en cambio los bomberos, que pudieron entrar sin que los radicales les hiciesen frente.

Se registró una intervención en torno a las 22.30 cuando la multitud avanzaba en dirección a Plaza Cataluña. Era la prueba de que la policía de la Generalitat solo iba a permitir sus movimientos en una zona donde tenerlos controlados. El helicóptero policial sobrevolaba en todo momento la zona. Este viernes está fijada una huelga en toda Cataluña y la llegada a Barcelona de varias marchas convocadas por la ANC y Omnium. En las calles de Barcelona todo el mundo daba por hecho que la violencia se reeditará una jornada más este viernes.

Uno de los radicales tras ser alcanzado por una bala de foam
Uno de los radicales tras ser alcanzado por una bala de foam Alejandro Requeijo

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba