Política

PP y Cs confían en gobernar Andalucía pese al intento de Vox de torpedear la investidura

Los dos partidos mantienen la tranquilidad en privado y consideran que los 19 puntos son un teatrillo. Tras seis horas de reunión, PP y Vox se emplazan a continuar el diálogo este miércoles

Los equipos negociadores de PP y Cs reunidos en Sevilla.
Los equipos negociadores de PP y Cs reunidos en Sevilla. EFE

Habrá cambio en Andalucía. Gobernarán PP y Ciudadanos. Y el PSOE pasará a la oposición después de 36 años. La estructura del nuevo gobierno de coalición se cerrará en las próximas horas, previsiblemente entre el miércoles y el jueves, a pesar del intento de Vox por enfangar la recta final de la negociación con un documento de 19 puntos tan estrambótico en algunos de sus puntos -la Reconquista- como irrealizable

PP y Ciudadanos mantienen la calma en privado y creen que el papel que ha presentado Vox es más un teatrillo que otra cosa. Fuentes populares, eso sí, no descartan que el partido de Santiago Abascal esté tratando de justificar su voto en contra en la primera investidura -16 de enero- y prolongar la formación de gobierno a intentos posteriores.

El contenido del documento de Vox ha conseguido el golpe de efecto que buscaba y ha dejado a los populares a los pies de los caballos. El PP ha calificado de "despropósito" las propuestas en materia de inmigración -expulsión de de 52.000 inmigrantes-, la derogación de las leyes de violencia de género o el cambio de día de Andalucía del 28 de febrero al 2 de enero para celebrar el final de la Reconquista -capitulación de Granada en 1492-.

A pesar del impacto, buscado y conseguido en forma de titulares, PP y Ciudadanos creen que el nuevo gobierno andaluz no corre peligro, según fuentes de la negociación consultadas por Vozpópuli

Vía libre a la investidura

Vox ha jugado al gato y al ratón con el PP durante los últimos días. A primera hora del martes daba por hecho que el acuerdo de 90 medidas de Ciudadanos y el PP no se toca. Horas más tarde, aprovechaba la reunión con la formación de Pablo Casado para soltar su bomba.

Pero la explosión era en realidad controlada. En ninguna parte del documento dice que sean exigencias o una condición sine qua non para apoyar la investidura. Y en el punto 19 del citado texto, Vox aclara que "no prestará apoyo parlamentario para la implantación, asignación de presupuesto y/o desarrollo de leyes ideológicas".

Es decir, el partido de Abascal no habla del debate de investidura, sino de un momento posterior, en el que sus 12 diputados son necesarios en determinados acuerdos. PP y Ciudadanos suman 47 escaños. La mayoría absoluta en Andalucía son 55.

La reunión entre el PP y Vox a puerta cerrada se ha desarrollado en un ambiente de amable tensión, como sugería una fuente conocedora del encuentro. En el PP daban por hecho que Abascal presentaría unas bases para el diálogo, pero no un texto como el que ha plantado sobre la mesa

Los populares dudan de Abascal, y no saben si Vox pretende cargarse de razones para tumbar inicialmente la candidatura de Juan Manuel Moreno Bonilla. "Podría ser como con Susana Díaz, que tuvo que presentarse tres veces hasta lograr el respaldo de Ciudadanos", dicen fuentes populares.

Tras seis horas de intenso diálogo, que Casado se negó a calificar de 'negociación', los representantes de ambas formaciones se emplazaron a proseguir este miércoles su encuentro. Algunas voces populares, en especial en Andalucía, comentaban en privado que "no se pueden asumir muchas de las cosas que hoy se han puesto sobre la mesa". Incluso llegaban a apuntar que "mejor no ser investidos y que Vox asuma sus riesgos".

Ciudadanos, que ha descartado cualquier reunión con Vox, ha lamentado que Abascal se dedique a hablar de cambio de festivos "cuando se está negociando un cambio en Andalucía". "En Ciudadanos mantenemos que la inmigración tiene que ser una competencia que siga siendo nacional", ha dicho el partido en un comunicado.

Rivera ha emplazado cualquier diálogo con Vox al ámbito parlamentario y siempre después de que el nuevo Ejecutivo andaluz esté en marcha.

Control de Administraciones públicas

El secretario general del partido naranja, José Manuel Villegas, regresa este miércoles a Sevilla con el fin de cerrar el acuerdo para el gobierno de coalición andaluz, que presidirá Moreno y en el que PP y Ciudadanos tendrán la mitad de las consejerías cada uno. El líder naranja en Andalucía, Juan Marín, será el vicepresidente.  

Los últimos flecos de la negociación están en si habrá 12 o 10 consejerías. Ciudadanos aspira a controlar Educación, Economía y Regeneración Democrática. Y se debate la creación de una nueva cartera especializada en innovación y autónomos.

Hacienda será para el PP, pero el partido naranja está peleando por controlar Administraciones Públicas. Esta competencia le permitirá tener el control sobre las delegaciones territoriales y una mayor penetración municipal de cara a la cita electoral del 26-M de este año.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba