Debate Atresmedia Elecciones generales 2019 Iglesias se erige como abanderado de la moderación y logra que Sánchez prometa no pactar con Rivera

El líder de Podemos que cargaba contra el “régimen del 78” ha renunciado a su discurso revolucionario. Llega a inspirarse en Adolfo Suárez para hablar de Cataluña. Quiere gobernar y se ve

Pablo Iglesias saliendo de un taxi a su llegada a las instalaciones de Atresmedia
Pablo Iglesias saliendo de un taxi a su llegada a las instalaciones de Atresmedia EFE

El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, no se ha desprendido de la vestimenta rupturista, pero sí ha dejado a un lado los proclamas contra el sistema. Así lo ha demostrado en el primer debate del lunes, y también en el debate de este martes, donde se esperaba un estilo más rápido (“pasamos de un campo seco a uno mojado”, comentaban miembros de la dirección del partido) pero que ha acabado en un tono muy medido, sin golpes de espada, entre lo académico, lo místico y lo parroquial.

Iglesias ha tenido más libertad de acción que los otros candidatos, empeñados en el triple enfrentamiento. Y lo ha aprovechado para lanzar su mensaje y capitalizar el único anuncio de la noche: el rechazo de Pedro Sánchez a un pacto con Ciudadanos"No entra en mis planes el intentar pactar con un partido que ha puesto un cordón sanitario al PSOE", ha afirmado el socialista.  

"¿Es usted el arbitro?"

Si en el primer debate Iglesias evitó enzarzarse en una pelea con Sánchez, en la noche del martes el líder de Podemos ha colocado en su diana a Rivera, y ha actuado casi como moderador del debate, pidiendo más de una vez “respeto” por los electores a sus contrincantes. “Estoy sintiendo mucha vergüenza por la forma en la que está discurriendo este debate”. “¿Es usted el arbitro?”, le ha lanzado irónicamente Albert Rivera

Iglesias ha corregido, además, algunos errores de la noche del lunes. Ha evitado sacar la Constitución más de una vez, aunque ha recitado algunos artículos durante el debate. Ha llegado en taxi, ha sido el único candidato acompañado por una asesora y ha evitado la camisa remangada de mitin de plaza, pero poco eficaz en televisión.

Plurinacionalidad

Iglesias quiere llegar al gobierno y se ve. Su campaña electoral, poco personalista con respecto a la de 2014, en la que su cara ocupó el logo de partido en la papeleta, ha ido enfocada a las propuestas: pocas nuevas, cabe decirlo, ya que mucho del ideario del nuevo Podemos se asemeja al de Izquierda Unida. Pero con una diferencia: la apuesta por la plurinacionalidad, concepto todavía más filosófico que jurídico, que sigue atrapando a Podemos a sus fantasmas.

“Nuestro país es plurinacional”, ha reiterado este martes Iglesias, antes de sacar a colación al ex líder de la UCD, Adolfo Suarez, por su negociación con Josep Tarradellas. “Suárez negoció con el señor Tarradellas”, ha citado Iglesias para hablar de la “necesidad” de la búsqueda de “diálogo” en Cataluña. Un diálogo que pasa por la convocatoria de un referéndum en el que se pueda incluir la propuesta de la autodeterminación. “España es muy plural y tiene muchas identidades”, ha afirmado.

Giro moderado

Hay un episodio que refleja el cambio de postura hacia la moderación. Para comprobarlo hace falta remontarse a uno de los hechos más relevantes de esta campaña: concretamente al pasado 11 de abril, cuando la candidata del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, sufrió en la Universidad Autónoma de Barcelona un ataque por un grupo de estudiantes separatistas. Iglesias, que en 2008 respaldó el escrache a Rosa Díez en la Complutense, ahora ha llegado a defender a la popular: “Es terrible que una candidata no pueda intervenir en una universidad”, llegó a decir.

Todo el engranaje de la máquina electoral de Podemos está enfocado a alcanzar el Consejo de ministros. Es una manera de llegar a la Moncloa, aunque no desde la presidencia. Las negociaciones con Sánchez avanzan, pero en Podemos no confían en el líder socialista. Temen que el autor del libro Manual de Resistencia acabe haciendo a Rivera una oferta de gobierno.

“¿Se está armando un pacto Sánchez-Rivera?”, se preguntan los militantes de Podemos en los chats internos. “Sánchez no respondió cuando le pregunté tres veces si pactaría con Ciudadanos”, escribió el lunes Iglesias en las redes sociales. “¿Pactará usted con Rivera?”, preguntó y repreguntó Iglesias esa noche. Sánchez evitó contestar en el primer round, pero este martes ha asegurado que "no está entre sus planes" pactar con Ciudadanos. 

El Iglesias moderado ha alcanzado así su objetivo: asegurarse públicamente una promesa de Sánchez de gobierno de coalición con Podemos. Ahora solo falta que el próximo domingo salgan los números para confirmar otros cuatro años de "la mayoría de la moción de censura", aseguran en Podemos.    

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba