Elecciones en Cataluña Arrimadas y Rovira: la cara y la cruz tras un mismo tropiezo

Las candidatas de Cs y de ERC han seguido caminos muy distintos tras su cara a cara en Salvados. Apenas veinticuatro horas antes del cierre de campaña, volvieron a encontrarse en el debate de TV3

Inés Arrimadas y la número dos de Esquerra, Marta Rovira, antes del debate de TV3.
Inés Arrimadas y la número dos de Esquerra, Marta Rovira, antes del debate de TV3. EFE

La voz de Marta Rovira (ERC) fue la que con más vehemencia defendió la independencia de Cataluña en el Pleno Parlament el pasado 27 de octubre. La de Inés Arrimadas, -quebrada ahora tras una frenética campaña- fue una de las que se dedicó a combatir hasta el último minuto los argumentos separatistas. Ambas acumulaban dos años de combate dialéctico entre el escaño y la tribuna.

La secretaria general de Esquerra derramó lágrimas ante las cámaras cuando la Justicia dictó prisión incondicional para siete exconsellers y para el vicepresidente Oriol Junqueras. Denunció después públicamente que el Gobierno de Mariano Rajoy había amenazado al Govern con "muertos" en las calles si se consumaba el proceso independentista. Un argumento que generó nervios hasta en sus propias filas.  

Salió malparada de su cara a cara con Arrimadas ante las cámaras de Jordi Évole en el programa Salvados. Aunque ninguna atinó con la cifra del paro en Cataluña, sus trayectorias desde entonces han corrido suertes muy distintas. 

La candidata de Ciudadanos ha ido consolidado su liderazgo aprovechando el viento de cola de las encuestas y desplegando sus armas para arañar votos al PSC de Miquel Iceta. Por contra, el equipo de campaña de Rovira prefirió esconder a su número dos en un segundo plano hasta la recta final de campaña. De por medio, el Tribunal Supremo amplió la investigación sobre el 'procés' pidiendo información sobre el papel que pudo haber jugado la candidata republicana.

Mientras que Arrimadas se ha bregado con el resto de candidatos en los debates televisivos, Rovira ha permanecido ausente y su papel de sucesora de Junqueras se ha ido desdibujando. No participó ni en el de RTVE y ni en el organizado este domingo por La Sexta. El número dos por Girona, Roger Torrent, la sustituyó en el primero y el exconseller de Justicia, Carles Mundó, -que compartió celda con Junqueras- en el segundo. Arrimadas fue la única mujer de los siete representantes políticos y se convirtió en el único blanco de la artillería independentista. 

En los últimos compases de la campaña, ERC ha optado por sacar de nuevo a la palestra la figura de Rovira y lanzar todos sus ataques no ya contra el 155, sino directamente contra Arrimadas. Este lunes celebró a primera hora una rueda de prensa en la sede de la agencia Efe, pospuesta hace dos semanas por el equipo de la candidata alegando motivos personales. Por la noche, Rovira participó en el debate de TV3, un evento en clave netamente catalana donde pudo exprimir el argumento de la represión del Estado. "Necesitamos evitar que Ciudadanos quede en primera posición", clamó Rovira en su minuto final del debate. 

La cosa ahora va de ERC y Ciudadanos", es la frase que repiten los republicanos en los últimos días

"No hable más en voz de Oriol Junqueras, que hace más de mes y medio que está en prisión y ya ni yo puedo hablar con él", le había afeado antes Rovira cuando la hasta ahora jefa de la oposición en el Parlament dijo que ERC no quiere la investidura del expresidente fugado Carles Puigdemont. Las encuestas arrojan buenos datos para Junts Per Catalunya, la lista del exjefe del Govern. La formación republicana concurre a las elecciones con su candidato entre rejas, al que Rovira arropará este martes en el acto de cierre de campaña que piensan celebrar a las puertas de la prisión madrileña de Estremera

Está por ver la rentabilidad electoral que obtendrán de lo que en un principio podía parecer un acicate para movilizar el voto independentista. El 'efecto mártir' que muchos preconizaban ha sido puesto en cuestión por los sondeos y la estrategia de Puigdemont de refugiarse en Bélgica no parece haber penalizado al expresidente que ofrece mítines día tras día aunque sea a través de una pantalla, como tanto se criticó -salvando las distancias- que hiciese en su día el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

Precisamente, Arrimadas ha terminado convertida no sólo en el blanco de ERC y JxCAT, sino también del propio Partido Popular, que ve cómo se acerca una debacle en votos. El jefe del Ejecutivo se ha tenido que volcar en la campaña para las elecciones que él mismo convocó, dando su respaldo a Xavier García Albiol, el candidato del PPC al que algunos sondeos sitúan en el último puesto del arco parlamentario. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba