Política

Vox afronta el riesgo de que la ley electoral le castigue como a Ciudadanos en 2016

El sistema de reparto de escaños puede provocar que los votos de partidos que no son mayoritarios acaben en la 'papelera' en las 28 provincias donde se juegan menos de diez diputados en cada una

El presidente de VOX, Santiago Abascal; el líder de UPyD, Cristiano Brown y el líder del PP, Pablo Casado.
El presidente de VOX, Santiago Abascal; el líder de UPyD, Cristiano Brown y el líder del PP, Pablo Casado. EFE/Fernando Villar

Vuelven las elecciones generales y regresa el dilema de siempre por la aparente falta de proporcionalidad del sistema electoral. Pero ahora llega con un tablero político inédito y más fragmentado que nunca. A la cita con las urnas del 28 de abril concurrirán además de los dos grandes formaciones (PP y PSOE), los partidos que emergieron en el anterior ciclo electoral (Podemos y Ciudadanos) y un último actor con posibilidades de entrar en el Congreso después de dar la campanada en las elecciones andaluzas de diciembre (Vox). 

El partido de Santiago Abascal se ve al alza en todas las encuestas y ahora mismo cobra protagonismo como única acusación particular en el juicio del procés. Pero en el camino hacia las urnas no sólo afronta el reto organizativo de construir las candidaturas con una estructura aún poco engrasada, sino que sus aspiraciones pueden verse castigadas por el reparto de escaños que fija la Ley electoral.

Precisamente, Podemos y Ciudadanos decidieron ponerse de acuerdo a principios de 2018 para impulsar su reforma exprés antes de que acabase esta atípica legislatura. Pero el intento, escenificado en su momento en el Congreso por Irene Montero y Juan Carlos Girauta quedó en eso; en un mero intento. Ambos partidos eran los más interesados en cambiar la fórmula D'Hont, que tradicionalmente ha beneficiado a los dos grandes partidos y los nacionalistas en detrimento de formaciones como Izquierda Unida

El mapa de circunscripciones en España se divide fundamentalmente en tres familias. Las pequeñas (donde están en juego entre 3 y 5 escaños); las intermedias (donde se juegan entre 5 y 9); y las grandes (donde se reparten más de 10 diputados). Las dos primeras suman 45 provincias. "Para que el sistema no te haga mucho daño, o concentras bien el voto o subes por encima del 15% a nivel estatal", recuerda el politólogo Pablo Simón. De hecho, ese porcentaje fue lo que marcó la diferencia de escaños que lograron Pablo Iglesias y sus confluencias (67) y los de Albert Rivera (32). 

Mapa de provincias donde se juegan entre 2 y 5 escaños.
Mapa de provincias donde se juegan entre 2 y 5 escaños. Tere García

"Vox ahora mismo está en la banda de peligro. Todo depende de según donde se estabilice puede ser muy penalizado o pasar al límite, decantando el bloque de manera crítica", añade Simón. La formación morada, en declive en todos los sondeos, tampoco pierde de vista que en esta convocatoria podrían girarse las tornas y ser la gran perjudicada. Aunque según algunos expertos, el partido de Iglesias tiene un suelo de votantes sólido y cierta capacidad de movilizar en la carrera hacia las urnas. 

Ciudadanos en 2016

En las generales de 2016, a Ciudadanos le costó 97.618 votos cada escaño; más que a ninguna otra formación. De hecho, pagó un precio más alto que en la convocatoria de 2015, cuando cada asiento en el Congreso le costaba 87.511 papeletas. Entre una y otra cita con las urnas perdió ocho escaños, al haberse dejado 390.759 votos.

De los once escaños que bailaban con menos de un 0,5% del censo, el partido naranja fue el que más cerca se quedó en seis de ellos. Y por poco el batacazo no fue mayor. Diez de sus diputados ocupaban eran los últimos elegidos en sus respectivas provincias.

A Ciudadanos le costó 97.618 votos cada escaño en 2016; más que a ninguna otra formación

Las provincias donde más riesgo corren partidos como Vox, Podemos o Cs son aquellas donde se juegan entre 1 y 5 escaños, en total, 28 de las 52 provincias. Uno se juega en Ceuta y un en Melilla; dos en Soria; tres en Palencia, Segovia, Ávila, Huesca, Guadalajara, Cuenca y Teruel; cuatro en Lugo, Orense, Burgos, Álava, La Rioja, Lérida, Cáceres, Albacete; y cinco en León, Cantabria, Navarra, Castellón, Ciudad Real, Jaén y Huelva.

Aunque también se afrontan riesgos de perder el voto en aquellas donde se juegan hasta 10, como Murcia. Por contra, en provincias como Madrid están en juego 36 escaños y en Barcelona 31 y las posibilidades de arrancar diputados son mucho mayores, como en Sevilla y Málaga, donde se reparten 12 y 11 escaños respectivamente, o en Valencia (15) y Alicante (12). 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba