Desafío secesionista

Primer tropiezo de Quim Torra con sus socios de ERC y la CUP

Los primeros pasos de Quim Torra como presidente investido se han topado con sendos avisos de sus socios de ERC y la CUP

Elsa Artadi (d), de JxCat y Sergi Sabriá, de ERC, en el Parlament de Cataluña.
Elsa Artadi (d), de JxCat y Sergi Sabriá, de ERC, en el Parlament de Cataluña. EFE

Una de las primeras promesas de Quim Torra ha sido la de ofrecer el regreso al Govern de los exconsejeros presos o exiliados. "Son nuestra prioridad, se lo debemos", dijo tanto en la investidura como en su entrevista del martes en Catalunya Ràdio. En ERC no están por la labor. Consideran que el títere de Carles Puigdemont, a quien acaba de rendir pleitesía en Berlín, va por libre, nada consulta y sólo se debe a quien le nombró. 

Sergi Sabrià, el portavoz republicano, ya se lo advirtió en la segunda jornada parlamentaria: "Se ha olvidado de nosotros", le espetó tras sentirse ignorado en la réplica por el candidato. No les hizo ni caso. Ahora el partido de Junqueras piensa en devolverle la jugada. Los exconsejeros republicanos amagan con rechazar la oferta para reintegrarse al 'Govern'. Junqueras no quiere líos con la Justicia. Son cinco los afectados. Romeva, Mundó, Bassa y Serret ya han dicho que no gracias. Toni Comin, un verso suelto, necesitado de unos ingresos regulares, se lo está pensando. 

Aventura suicida

Pretende Torra, fundamentalmente, incorporar a los dos grandes apoyos de Puigdemont en los tiempos más agitados del 'procés'. Jordi Turull y Josep Rull. El primero, su mano derecha en la Generalitat, lo está pasando muy mal en prisión, comenta su gente. Este gesto, de escaso recorrido ya que el juez Llarena planea inhabilitarlos, sería un guiño de reconocimiento y afecto a quienes más sufren el resultado de aquella aventura kamikaze. Ni saldrán en libertad provisional, ni confían en condenas suaves, al contrario que el líder, Puigdemont, quien está a la espera de una decisión favorable de los jueces alemanes.

También se han enojado los radicales de la CUP. Poco les ha agradado a los antisistema el empeño en ofrecer 'diálogo' a Mariano Rajoy como una de las prioridades de la presente etapa. "Aquí estamos para hacer la república, no para negociar con Madrid", señalan desde la CUP. Un serio aviso. Ya en su momento Carles Riera, su portavoz parlamentario, amagó con no facilitar la investidura del aspirante. Ahora le quieren delimitar su radio de acción. 

La CUP advirtió en su momento que el único candidato es Puigdemont. Se han plegado a la opción de Torra por no hacerle el juego al Estado. Pero pocas bromas, han dicho. El juego de tres pistas en el que se desarrolla la aventura provisional de Torra ha empezado con estos tropiezos. "No es grave", dicen en JxCat. Pero tampoco va a ser muy fácil. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba