Política

Podemos: el largo año de Errejón para evitar la debacle electoral en Madrid

El PP es el gran perjudicado en los sondeos por el 'caso Cifuentes' pero las encuestas dibujan un negro panorama para Podemos en Madrid. Errejón cree que hay tiempo suficiente para "sembrar la remontada"

El candidato a liderar la lista de Podemos en la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón (c), junto a su número dos, Tania Sánchez.
El candidato a liderar la lista de Podemos en la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón (c), junto a su número dos, Tania Sánchez. EFE/ Fernando Alvarado

Pasadas ya las celebraciones del 2 de mayo, aún falta por despejar la incógnita del relevo de Cristina Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid. A la espera de la decisión de Génova, las encuestas señalan un acusado desgaste de los populares en favor de Ciudadanos. Pero quien no ha logrado rentabilizar el 'caso máster' ni el descalabro del PP ha sido Podemos. La formación de Pablo Iglesias cae en Madrid hasta la cuarta plaza en todos los sondeos publicados durante la última semana. 

La encuesta de GAD3 para ABC deja a Podemos con 18 diputados frente a los 27 con los que cuenta actualmente. Las encuestas de El Mundo y La Razón (Sigma Dos y NC Report respectivamente), también reflejan una caída en escaños del partido morado, aunque menos acusada. Se quedaría en 23-24 parlamentarios. El único sondeo en el que Podemos salva los muebles es el de SocioMétrica para El Español, donde retienen los 27 escaños, pero con tendencia a la baja. 

Aunque queda un año para la cita con las urnas, el panorama puede ser de lo más voluble. Por lo pronto, Íñigo Errejón superará con toda probabilidad el proceso de primarias que celebrará Podemos este mes de mayo para elegir al candidato y a los miembros de la lista que le acompañarán a la Asamblea de Madrid en 2019. El adelanto de este proceso interno ordenado por Iglesias despertó el fantasma de la división interna. El secretario general trató de zanjarla con una lista de unidad entre su sector representado por el secretario regional Ramón Espinar y la corriente afín a Errejón. 

Pero la unidad no es tal. Los Anticapitalistas, la familia en la que se referencia la portavoz de Podemos en la Asamblea -Lorena Ruiz-Huerta- decidieron no participar en el proceso interno, al que calificaron como "un reparto de sillas". De momento, Errejón recorre la Comunidad de Madrid pueblo por pueblo. La campaña de las primarias le está sirviendo para ir pisando el terreno acompañado ya de un equipo y con el traje de candidato puesto.

Su premisa para "aceptar el encargo" de Iglesias -tras la derrota en Vistalegre II- era clara: tener libertad para diseñar la campaña y el programa electoral con el que "ganar" Madrid en 2019. Tendrá libertad, aunque no toda la que reclamó inicialmente. Aunque su apuesta era despegarse de las siglas del partido, Iglesias impulsó una consulta a las bases para que ratificasen que el nombre Podemos figure en las candidaturas de las locales, autonómicas y europeas de 2019. 

Un espacio distinto

Una vez que sea elegido como candidato, deberá dar los siguientes pasos. Y no será tarea fácil. A la animadversión de los Anticapitalistas se suma la voluntad de Izquierda Unida-Madrid de celebrar unas primarias conjuntas para construir la candidatura. Nada de puestos reservados ni pactos 'por arriba'. No está claro aún cómo se implementará la confluencia, aunque la idea es sumar a Equo, IU e incluso a figuras independientes. En cualquier caso, tampoco será fácil adaptar la estrategia política que defiende Errejón -"competición virtuosa" con el PSOE- a la visión del resto de fuerzas que terminen formando la candidatura. 

De hecho, están tratando de impulsar un espacio conjunto capaz de aglutinar a las candidaturas de unidad popular de la región con el fin de elaborar un programa participativo. No se descarta incluso la posibilidad de que si al final no hay acuerdo, se acabe concurriendo con un modelo muy similar a la experiencia de Ahora Madrid, la plataforma que llevó a la alcaldesa Manuela Carmena al Palacio de Cibeles en 2015. 

La pelea interna no ha beneficiado en absoluto a los intereses de la formación morada

La pelea interna no ha beneficiado en absoluto a los intereses de la formación morada y no se sabe hasta qué punto puede penalizar al proyecto del futuro candidato. Este último insiste en restar importancia a los sondeos, que "tradicionalmente" -dice- "subestiman" los resultados de Podemos. Aún "queda mucho tiempo de trabajar y sembrar una remontada", zanjó en la fiesta del 2 de mayo. No en vano, retener el Consistorio y alcanzar la propia Puerta del Sol pueden ser determinante para las aspiraciones del partido morado en las generales de 2020.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba