Política

Marejada en el PP por la invitación de Ana Pastor a Torra

La invitación de Ana Pastor a Quim Torra para que acuda al Congreso ha provocado malestar en el PP. Nada sabían sobre este paso. "Nos llama fascistas y luego le tendemos la alfombra roja"

Ana Pastor, en el Congreso del PP.
Ana Pastor, en el Congreso del PP. Javier Martínez

Ana Pastor invitó a Quim Torra a comparecer en el Congreso durante su intervención en un desayuno informativo celebrado esta semana en Madrid. Pablo Casado, que ofició de introductor de la oradora, conoció el asunto poco tiempo antes. Cuando la decisión estaba tomada. "Es una iniciativa a título personal, no del PP", comentaron fuentes del entorno de la titular de la Cámara Baja. 

Tal iniciativa ha producido cierto revuelo en el partido ya que se produjo apenas unas horas antes de que el presidente de la Generalitat, e invitado de Pastor, pronunciara su discurso en el Teatro Nacional de Cataluña en el que no evitó insultar al Estado español, a la Corona, a Felipe VI y a la carrera judicial, entre otros.

"Llamó fascistas a los españoles media docena de veces, profirió amenazas, jaleó a los catalanes para que salgan a las calles contra nuestros jueces y, nosotros, como respuesta, le invitamos amablemente a que venga a soltar aquí el mitin", comenta un alto cargo del PP. "No sabíamos nada, quizás sea algo inoportuna", apuntan, sorprendidos y algo molestos, dos miembros de la dirección del partido. "Eso lo ha debido pactar con la gente de Moncloa", añaden.

Hay sentimiento de rechazo en el PP. El grupo popular registró este miércoles una proposición no de ley para que el Hemiciclo se pronuncie contra estas palabras de Torra, que consideran una ofensa al Estado y las instituciones. La bancada popular reacciona con el reproche y la presidenta de la Cámara opta por el guante de seda, señala esta fuente.

Ni votación ni debate

La invitación de Pastor fue recibida en forma positiva en la Generalitat. Elsa Artadi, consejera de Presidencia y portavoz del 'Govern', no descartó la posibilidad de aceptarla, aunque todo está pendiente de cerrar los detalles sobre fechas y formato. El equipo de Torra no quiere ni debates ni menos aún, votaciones. Tan sólo exponer en la sede de la soberanía nacional su proyecto para la independencia de Cataluña.

"Esto no es nuevo, se ha invitado a todos los presidentes", aseguraba Alicia Sánchez Camacho, secretaria segunda de la Cámara. Carles Puigdemont pidió en su día acudir al Congreso para explicar su referéndum de independencia. Se le respondió que debería hacerlo ante la comisión correspondiente, con debate y votación. El entonces presidente de la Generalitat rechazó la sugerencia. 

Proclamación de independencia

Meses después, en septiembre del pasado año, apenas unas horas antes de la proclamación de la independencia, Pío García Escudero le transmitió también lo oportuno que resultaría que acudiera al Senado para explicar el paso que pretendía dar. Eran horas de tensión, nervios y convulsión. Puigdemont dudó pero finalmente no cogió el AVE, pese a que se había confirmado su comparecencia.

Pastor tiene la voluntad de que, esta vez sí, su iniciativa salga adelante. No va a haber condiciones previas, según las exigencias de Torra, y se va a facilitar en la medida de lo posible su comparecencia en el Hemiciclo. Joan Tardà, diputado de ERC, considera que es una buena idea y que es oportuno transmitir a los diputados el proyecto de autodeterminación de los independentistas.

Esta vez es posible que, una vez concluidas las semanas de agitación en torno a la Diada y al 1 de Octubre que impulsa el propio Torra, finalmente se concrete su presencia en el palacio de la carrera de San Jerónimo con Ana Pastor como gran anfitriona. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba