La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha respaldado este jueves las protestas en la localidad pacense de Don Benito, donde miles de personas convocadas por asociaciones agrarias han reclamado precios justos en el campo.

"Están en una situación difícil y deciden movilizarze, que es la base de la democracia. He defendido antes y ahora con mas ahínco la participación actividad de la sociedad civil", ha asegurado Montero en una entrevista en 'Los desayunos de TVE', recogida por Europa Press. En este sentido, la titular de Igualdad ha mostrado su "respeto" ante los trabajadores que se quejan de que "los costes que tienen para producir es mucho mayor de lo que se les paga".

Así, Montero ha señalado que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, está manteniendo contactos y trabajando para "buscar cuáles son las soluciones y los marcos en que el Gobierno puede moverse".

"Tenemos que estar para defender el campo, siempre sabiendo que hay una parte más fuerte, los grandes oligopolios. Hay que ayudar a que esas personas tengan condiciones dignas de trabajo", ha asegurado, para después añadir: "El salario mínimo no es el problema de esos trabajadores".

Montero se ha expresado así después de que las organizaciones UPA-UCE, Asaja y COAG se manifestasen este míercoles para reclamar precios justos en el campo extremeño. Las protestas llegaron a las puertas de la Institución Ferial de Extremadura (Feval) donde estaba prevista la visita a la feria Agroexpo por parte del propio Planas y del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

Fue ahí, a las puertas de Feval, donde se produjeron momentos de tensión, cuando algunos manifestantes han intentado saltar el cordón de seguridad establecido por la policía, lo que ha provocado algunas cargas policiales y forcejeos, así como lanzamientos de objetos o huevos.