Política

Iglesias lanza el Podemos 3.0 como una 'empresa privada' con él de CEO

Refuerza su liderazgo relajando el límite de mandatos y fijando topes salariales 'ad hominem'. Los militantes deberán pagar a partir de marzo una cuota para resultar inscritos

Pablo Iglesias en un acto del partido
Pablo Iglesias en un acto del partido Europa Press

Podemos cambia de piel. El partido morado, que en su fundación en 2014 acusaba al resto de fuerzas políticas de haberse convertido en “casta”, aprobará el próximo congreso del 21 de marzo (Vistalegre III) unos cambios del código ético que permitirán a la cúpula fijar su sueldo sin tener topes, acumular cargos públicos y perpetuar la secretaría de Pablo Iglesias más allá del límite de mandato de ocho años. Sectores internos de la formación ya hablan de un “partido-empresa privada”, monolítico y sin debate. A la vez que asumen otro cambio importante: los militantes deberán pagar una cuota. Después de Vistalegre II, el nuevo congreso lanzará el Podemos 3.0.

“Ningún eurodiputado de Podemos va a cobrar más de tres salarios mínimos españoles: 1.930 euros. Es de vergüenza que estos señores del PSOE y del PP estén cobrando 8.000 euros al mes y que estén viajando en clase business…”. Esta frase la pronunciaba Iglesias en La Sexta en 2015, antes de las elecciones autonómicas y municipales de ese año. Era el grito de un partido que acusaba a los políticos profesionales de ser “casta” y gozar de privilegios. Cinco años después, y un mes después de entrar en el Gobierno, Podemos se prepara para una revolución interna.

Tras la subida del salario mínimo de 700 a 950 euros, Iglesias y su equipo consideran que el tope salarial debe calcularse en función del trabajo y la proyección de cada político o trabajador de Podemos. El partido sostiene que los políticos y trabajadores darán una horquilla de entre el 10% y el 30% de su salario a la formación, pero todavía no aclara cómo se hará el cálculo. El líder del grupo parlamentario, Pablo Echenique, ha dejado entrever que la medida sirve para mantener bajos los salarios de los políticos, pero será difícil comprobarlo puesto que la contabilidad es secreta desde finales de 2017. 

La definición del nuevo tope salarial ad hominem, por otro lado, convierte a Podemos en un partido aún más personalista y dependiente de su líder. Además, porque ahora borra de un plumazo el límite de mandatos. Hasta ahora el límite fijaba un máximo de ocho años para el secretario (prorrogables a otros cuatros). Pero ahora una consulta interna permitirá a Iglesias seguir al mando de Podemos todo el tiempo que él quiera.

Incluso dentro de Podemos se escuchan críticas por los paralelismos con América Latina. Tanto Hugo Chávez como Evo Morales cambiaron las normas del país para mantenerse en el poder. En Colombia también Álvaro Uribe pidió seguir una legislatura más, pero el Parlamento no lo permitió.

Desazón y chistes

En cuanto a los contrapoderes internos, Iglesias tampoco tiene rivales. Los errejonistas y los anticapitalistas han salido del partido, mientras que los críticos pablistas (Ramón Espinar, por ejemplo) han sido apartados o excluidos, y acusan a su partido de haber enterrado sus valores fundacionales. “Suprimir la limitación de salarios y de mandatos es amputar doselementos centrales de la ética política sobre la que se fundó Podemos", escribió la noche del domingo Espinar.

Otras fuentes de Podemos manifiestan su desazón: “Esto ya se ha convertido en una empresa privada". "Está Pablo, Irene y su círculo de confianza. El resto son empleados que trabajan para Podemos para recibir su sueldo y lo único que tienen que hacer es callar o darle la razón a la dirección". El partido "ya no existe”, añaden esas fuentes, que hablan de una dirección parecida a un "consejo de administración" sin debate interno.

Indignación aparte, hay quien se atreve a bromear. Un chiste circula por los chats internos de Podemos. Habla de la “norma X+1”: “Siendo X el sueldo, número de cargos o mandatos de Iglesias y Montero. Así, si Iglesias y Montero acumulan 3 cargos, el límite de cargos que podrá ostentar un miembro de Podemos será de 4. Si Iglesias y Montero acumulan 3 mandatos, el número total de mandatos será de 4. Si Iglesias y Montero ganan pongamos que 80.000 euros al año, el límite salarial será de 80.001”.

Pablo Iglesias con la Reina Letizia en Galicia
Pablo Iglesias con la Reina Letizia en Galicia Europa Press

Cuota para los militantes

Podemos también modificará otro pilar relativo a la organización. El próximo congreso ratificará la puesta en marcha del pago para la militancia, que “deberán censarse en un Círculo y estar al corriente de cuota”. Solo podrán trabajar en su círculo de afiliación, que sufragará los costes gracias a sus cuotas.

Podemos carece de estructura territorial. Es un problema endémico para una formación que siempre ha dado prioridad a las redes sociales y la televisión. En los últimos meses el partido ha desaparecido en muchos territorios, explican miembros de Podemos a Vozpópuli: “Se han cerrado círculos y la dirección ha llegado a pedir dinero a los militantes para tenerlos abiertos”.

La petición de dinero a los militantes se puede enmarcar en esta exigencia, así como en la voluntad de recaudar fondos para insistir en la propaganda de un partido que ahora afronta su segunda vida: demostrar que conserva su impulso tras entrar en un Gobierno de coalición en el PSOE tiene cuatro veces más el peso político de Podemos. Para los críticos y los anticapitalistas ese acuerdo era dañino para el futuro de la formación. Ahora, sin embargo, todos coinciden en que, si se trataba de garantizar el liderazgo de Iglesias, esa decisión fue acertada. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba