Política

Las 12 renuncias de Vox en Andalucía: ni foto con Ciudadanos ni violencia de género

El acuerdo entre el partido liderado de Santiago Abascal y el Partido Popular para investir a Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta de Andalucía contiene 37 objetivos conjuntos, donde solo se recogen siete de las 19 propuestas presentadas por Vox

El Partido Popular y Vox han alcanzado un acuerdo para la investidura de Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta de Andalucía sin una fotografía final con Ciudadanos, tal y como pedían los segundos.

Para ello, han firmado un documento con 37 objetivos conjuntos en el que solo se recogen explícitamente siete de las 19 propuestas presentadas por el partido de Santiago Abascal a los populares durante la jornada anterior al pacto. De las 12 restantes, algunas aparecen con importantes modificaciones y de otras no hay ni rastro. 

El Gobierno, que ve cómo se le escapa uno de los mayores feudos socialistas, lamenta la "radicalización" del PP y Ciudadanos por su pacto con Vox porque, según Moncloa, "algunos quieren volver a la España en blanco y negro".

Si bien Vox aclaró que se trataba de "propuestas negociables", llama la atención que el texto conjunto no contemple algunas de las iniciativas que más han defendido como la derogación de las leyes de violencia de género y LGTB o la expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales. Tampoco ha habido fotografía con Ciudadanos, partido al que Vox exigió, al igual que al PP, sentarse a negociar su apoyo a un gobierno en Andalucía.

Devolución de competencias

La primera renuncia de Vox es la declaración institucional de la presidencia de la Junta de Andalucía a favor de la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público.

En segundo lugar, en el epígrafe de medidas concretas contra la inmigración ilegal, el partido de Abascal denunciaba que la Junta de Andalucía encubría la inmigración irregular porque "posee la documentación necesaria para expulsar a 52.000 inmigrantes ilegales y no la comparte con la policía". Por ello, Vox proponía colaborar con la policía en identificarlos para expulsarlos.

Sin embargo, en el documento firmado con el PP no se asume esa acusación directa ni se habla de esa cifra masiva. Se aboga, eso sí, por cumplir con la legislación vigente en materia de inmigración, evitando todas aquellas decisiones que puedan favorecer un "efecto llamada" y combatir a las mafias que trafican con personas.

De forma genérica, se pide apoyar material, humana y documentalmente a las Fuerzas y Cuerpos deSeguridad del Estado que tienen encomendada la protección de las fronteras, garantizando una inmigración ordenada, legal, respetuosa con nuestra cultura occidental, vinculada siempre al mercado laboral. 

Discriminación de los andaluces

En tercer lugar, no se aprueba una declaración institucional de la presidencia de la Junta de condena "al discurso de odio y exclusión" que Vox achaca a algunos líderes políticos ni medios de comunicación "contra los votantes y representantes" de su partido. A lo que insta el pacto con los populares es a condenar  todo ataque "a cualquier fuerza política democrática". 

El cuarto matiz hace referencia a Canal Sur. En un principio, Vox quería cerrarlo, pero en sus propuestas para apoyar la investidura sugirió que la Junta de Andalucía se comprometiera a reducir de costes de al menos el 50% y eliminar directamente tres de los cuatro canales televisivos.

Vox instaba a elaborar un plan para evitar la discriminación de los andaluces que viven en otras regiones de España, pero en el documento con el PP no aparece este punto

Sin embargo, el pacto con los populares habla de reducir el gasto, mejorar la eficiencia y racionalizar los recursos, además de garantizar el servicio público y la neutralidad ideológica e informativa. Pero no aparecen porcentajes concretos ni se menciona el cierre de ningún canal.

La quinta renuncia de Vox es el punto número 9 de su documento de propuestas. El que instaba a elaborar un plan para evitar la discriminación de los andaluces que viven en otras regiones de España. Desde la formación de Abascal pedían asistencia legal y económica de la Junta para que los andaluces que residan en otras CCAA no se vean obligados a escolarizar a sus hijos en una lengua regional, además de asistencia para que los andaluces que trabajen en otras regiones no sufran discriminaciones laborales. El pacto entre Vox y PP no lo contempla.

Ley contra la violencia de género

Sobre el control del fundamentalismo islámico también hay matices. El acuerdo plantea que la Junta de Andalucía colabore con todos los medios a su alcance para prevenir la amenaza del fundamentalismo islámico, tal y como proponía Vox, pero no aboga por suprimir subvenciones a asociaciones islámicas ni por exigir a las autoridades islámicas una total cooperación para la identificación y expulsión de elementos radicales.

Adiós a la derogación de Ley contra la violencia de género; la ley que garantiza los derechos y la no discriminación de las personas LGTBI y la ley que promueve la igualdad de género en Andalucía. Se trataría de la séptima, octava y novena renuncia. El acuerdo entre ambas formaciones solo recoge la derogación de la Ley de Memoria Histórica y propone sustituirla por la Ley de Concordia defendida por Pablo Casado. 

El pacto tampoco recoge una ley para proteger la cultura popular y de las tradiciones a petición de Vox, sino que se limita a "apoyar y promover" las expresiones culturales y populares andaluzas como el flamenco o la Semana Santa. Algo similar ocurre con la cinegética. Vox proponía una ley de protección de esta actividad y de la tauromaquia, pero los populares solo han respaldado que reconozcan legalmente los toros. No figuran leyes que protejan la caza ni la cultura popular, por lo que podría considerarse como otra renuncia. La décima.

Cambio del Día de Andalucía

Otra propuesta que tampoco aparece en el nuevo documento es el punto que hace referencia al Doce de Octubre. En el anterior pedía que se "celebrase en las instituciones que dependan de la Junta, incluidos los centros escolares, con prioridad sobre cualquier otra fecha". Así como que el Día de Andalucía pasase del 28 de febrero al 2 de enero, "en conmemoración de la culminación de la Reconquista". Ni rastro de estas ideas.

Además de renunciar a algunas de sus iniciativas más polémicas, cabe destacar que Vox ha tenido que abandonar la idea de sentarse a negociar su apoyo a un Gobierno en Andalucía junto a Ciudadanos. Pese a los llamamientos a la formación naranja, el partido liderado por Abascal solo ha tratado con el Partido Popular y los de Rivera se han escapado de la foto.

El 'sí' a 7 propuestas de Vox

Los populares asumen prácticamente la totalidad de siete propuestas del ideario de Vox. Estas son las que hacen referencia a la reducción del gasto político y del gasto redundante, como la supresión de embajadas comerciales o estudiar si existen duplicidades con el Estado para su ahorro; la rebaja fiscal, que contempla una bonificación al 99% del impuesto de Sucesiones y Donaciones y la creación de una Consejería de Familia y Natalidad.

También coinciden en reforzar las unidades del dolor en toda la red sanitaria y en garantizar la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos, evitando cualquier injerencia de los poderes públicos en la formación ideológica de los alumnos y permitiendo que los padres puedan excluir a sus hijos de la formación no reglada por actividades complementarias o extraescolares cuando sean contrarias a sus convicciones.

Con solo 12 diputados hemos logrado que muchos temas que preocupan a todos los españoles, y que estaban censurados por partidos y medios, entren en el debate político"

Por último, el nuevo documento incluye la supresión de la Ley de Memoria Histórica y apoyar por ley la tauromaquia, dos de las iniciativas de la formación dirigida por Abascal. Desde Vox celebran el acuerdo y advierten que "Roma no se construyó en un día".

"Han hecho falta décadas para abrir el melón de la ideología de género y promover una filosofía contraria, y hace falta tiempo - y más fuerza - para borrarlas.¡La batalla continúa, y seguiremos lanzando munición los próximos meses!", manifiestan en sus redes sociales. "Con solo 12 diputados hemos logrado que muchos temas que preocupan a los andaluces y a todos los españoles, y que estaban censurados por los partidos y los medios, hayan entrado por fin en el debate político", destacan.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba