ELECCIONES PAÍS VASCO 12-J

El PNV gana con claridad, Bildu avanza con fuerza y Vox se cuela en el Parlamento vasco

Solo el 52,9% de los vascos vota en unos comicios marcados por la pandemia. El PSE escala hasta la tercera posición mientras Podemos y PP+Cs se hunden. Urkullu tiene todas las papeletas para seguir como 'lehendakari' otros cuatro años

Íñigo Urkullu seguirá como 'lehendakari'.
Íñigo Urkullu seguirá como 'lehendakari'.

El PNV es el claro ganador de las elecciones vascas de este 12-J claramente marcadas por la pandemia del coronavirus. Los peneuvistas logran 31 escaños, tres más que hace cuatro años. EH Bildu es la fuerza que más sube en número de votos, pasa de 18 hasta 22 asientos y se consolida como única alternativa a los peneuvistas. Los socialistas vascos escalan hasta el tercer puesto con 10 parlamentarios. Unidas Podemos se hunde y PP+Cs se desinfla. Y, por último, Vox se cuela por primera vez en el Parlamento de Vitoria con un escaño.  

Salvo sorpresa mayúscula, el lehendakari, Íñigo Urkullu, seguirá en el cargo otra legislatura con el más que probable respaldo del PSE. Con más del 99% de los votos escrutados, aún hay números para un "tripartito de izquierdas" (Bildu, PSE y Podemos). No obstante, aunque esos guarismos cuadren, esa opción parece francamente difícil después de que la propia candidata socialista, Idoia Mendia, se haya encargado de enfriar dicha posibilidad una y otra vez.

La realidad, tripartitos imaginarios aparte, es que la entente entre PNV y PSE ha sido premiada en las urnas. En la pasada legislatura ambos socios de gobierno no alcanzaban la mayoría absoluta. Ahora la rebasan holgadamente porque las dos formaciones han subido en escaños. Lo que va a pasar está tan claro que este domingo pudo verse algo inaudito: Urkullu terminaba su intervención de Sabin Etxea ante los simpatizantes poniéndose a cantar una canción.

Estos comicios pasarán a la historia por la altísima abstención registrada, sin duda como consecuencia de la pandemia del coronavirus, ya que solo el 52,9% ha acudido a votar. Hasta 810.000 han optado por no participar. Una cifra sin parangón en cuarenta años de comicios autonómicos

Estos comicios pasarán a la historia por la altísima abstención registrada, sin duda como consecuencia de la pandemia del coronavirus, ya que solo el 52,9% de los vascos ha acudido a votar. Este dato, el más bajo de la serie histórica, supone un descenso del 8% respecto a los comicios autonómicos de 2016. De los 1,8 millones de vascos llamados a las urnas, hasta 810.000 han optado por no participar. Una cifra sin parangón en cuarenta años de comicios autonómicos.  

Los partidos nacionalistas

El PNV mantiene y refuerza su hegemonía. El partido presidido por Andoni Ortuzar ya gobierna todas las diputaciones y los principales ayuntamientos vascos. Ahora queda claro que también seguirá al frente del Ejecutivo autonómico con Urkullu en su tercera legislatura a los mandos. Al lehendakari no le han erosionado un ápice el escándalo de las oposiciones amañadas, la corrupción del caso De Miguel o la gestión de la tragedia de Zaldibar. 

En estos comicios, los peneuvistas han ganado en las tres provincias y en cada una de ellas han logrado un escaño más que en 2016. Con sus 31 escaños se han quedado a uno de su récord histórico, 32. Todavía aventaja al segundo en más de 100.000 votos. Eso sí, en esta cita con las urnas los jeltzales pierden paradójicamente 48.000 apoyos

EH Bildu se consolida como segunda fuerza y como única alternativa real al PNV. Es el partido que más votos suma, 23.000, respecto a los anteriores comicios. Gracias a eso la candidatura encabezada por Maddalen Iriarte sube cuatro escaños. No obstante, esta cifra tiene que confirmarse, porque los bildutarras se disputan un escaño por Vizcaya con el PP, al que aventajan en 108 votos. Decidirá el voto de residentes en el extranjero. En las elecciones generales ocurrió lo mismo y, finalmente, los populares se llevaron el gato al agua.

En todo caso, pase lo que pase con ese escaño que aún baila, el resultado de las dos formaciones separatistas hace que este sea el Parlamento más nacionalista desde la Transición. Más de tres cuartas partes de los parlamentarios son soberanistas. Una cifra sin precedente en Euskadi.  

Perdedores y ganadores entre los constitucionalistas

Entre las formaciones no nacionalistas también está claro quiénes son los ganadores y quiénes los perdedores. El PSE escala hasta la tercera plaza en detrimento de Unidas Podemos, que baja al cuarto lugar. Los socialistas suben, sí, pero no tanto como esperaban. Pasan de 9 a 10 escaños en la Cámara de Vitoria pese a que se dejan 4.000 sufragios respecto a los comicios anteriores. Esto, como se ha dicho ya, sirve para que Mendia y los suyos puedan seguir gobernando con los peneuvistas, porque ahora ambos suman una holgada mayoría absoluta de 41 parlamentarios

Unidas Podemos es el gran perdedor, con diferencia, de estos comicios autonómicos. Sus cuitas internas (pelea por liderar el partido, ruptura con Equo, etcétera) les pasan una elevada factura, ya que descienden desde los 11 hasta los 6 parlamentarios, con la friolera de 85.000 votos menos que en 2016. Un desastre sin paliativos. Su candidata, Miren Gorrotxategi, tendrá mucho que hacer para revertir esta situación.  

Por último, en el centroderecha la coalición de PP y Ciudadanos consuma el fracaso que ya apuntaban los sondeos. De los 9 escaños que el PP obtuvo en solitario a los 5 entre ambos partidos. Casi 69.000 sufragios menos. Aún así, la debacle no es tan fuerte como auguraban los sondeos. En todo caso, sus resultados contrastan con los de Vox, que es otro triunfador en la noche electoral vasca, al entrar por vez primera en la Cámara de Vitoria merced a 17.000 papeletas. Amaya Martínez será su representante.  

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba