País Vasco

Alarmas y sirenas radicales frente a gritos de libertad: "No vais a callar al pueblo español"

Tensión en Miravalles, pueblo de Josu Ternera, entre los representantes de Ciudadanos y simpatizantes de la izquierda abertzale mientras Rivera anuncia una ley para prohibir homenajes a etarras 

Albert Rivera, presidente de Cs, en Miravalles (Vizcaya).
Albert Rivera, presidente de Cs, en Miravalles (Vizcaya).

Alarmas y sirenas frente a un minuto de silencio por las víctimas. Gritos de "fuera de aquí" frente a gritos de "libertad". Simpatizantes de la izquierda abertzale frente a los representantes de Ciudadanos. Y, sobre todo, tensión desmesurada este jueves en Miravalles, localidad natal del ex jefe de ETA 'Josu Ternera', durante el acto celebrado por Albert Rivera, Maite Pagazaurtundua y otros miembros del partido naranja. Frente al ruido atronador que pretendía silenciarle, el líder de Cs anunció que promoverán una ley para impedir los homenajes a etarras y dijo que "no vais a callar al pueblo español".

La mañana ya se preveía tensa en esta pequeña localidad vizcaína, ubicada a pocos kilómetros de Bilbao. Por sus calles se manifestaron dos grupos de personas enfrentados sin remisión. Por un lado, Rivera y Ciudadanos, que acudieron para "desagraviar" a las víctimas del terrorismo en campaña como respuesta a una marcha que pidió la libertad para el etarra 'Josu Ternera' tras ser detenido. Por el otro, vecinos de Miravalles, entre ellos no pocos radicales, que se manifestaron contra la presencia allí del partido, al que acusaban de "provocador" y de buscar "electoralismo". Era el mismo grupo que llenó el pueblo de lazos amarillos y de pancartas y octavillas que llamaban "fascistas" y "herederos de Franco" a los miembros de Cs.

Paseo entre algún insulto

En dos ocasiones los dos grupos colisionaron. La primera imagen que simbolizó el enfrentamiento se produjo en la plaza del Ayuntamiento. Por allí pasaron Rivera y los suyos y allí estaban congregados varios centenares de vecinos que les dieron la espalda con un lema dibujado en una pancarta: "No sois bienvenidos. Así no". El silencio tenso, casi cortante, de ese momento solo fue interrumpido por los gritos de un par de radicales que insultaban a la comitiva de Ciudadanos. Eran pocos quienes gritaban, entre otras cosas porque los organizadores de la protesta contra Cs habían pedido previamente que no hubiera insultos. 

Protestas por el acto de Albert Rivera en Miravalles (Vizcaya).
Protestas por el acto de Albert Rivera en Miravalles (Vizcaya).

Ese calma relativa por silenciosa solo era el preludio de una tempestad ruidosa. Porque la tensión iba a estallar poco después. Cuando los representantes de Ciudadanos llegaron al final del recorrido, en el frontón municipal, donde iban a atender a la prensa, aconteció el segundo choque, el más simbólico, tenso y desagradable.

Sirenas frente al minuto de silencio

Desde un balcón próximo al frontón, justo donde se congregaron los vecinos más radicales, empezó a sonar una potente sirena que buscaba impedir la celebración del acto de Cs. Luego, se sumó la alarma de un coche, no disparada por casualidad. Y a ese ruido ensordecedor se añadieron los gritos de los abertzales: "Fuera de aquí". Quienes gritaron eran los más jóvenes y exaltados que participaron en la concentración del Ayuntamiento pero después se acercaron al otro punto.

En el frontón, la eurodiputada Maite Pagazaurtundua, hermana de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA, afeaba a los manifestantes en su contra que "consideráis que matar ha sido legítimo" y decía que "hoy estamos aquí defendiendo derechos fundamentales". Después, pedía a los presentes un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo vasco. Ese silencio respetuoso y emotivo de los miembros de Cs no fue posible porque las sirenas, alarmas y gritos de los radicales no cesaban, ni mucho menos. El contraste entre el silencio de unos y el ruido de otros parecía demasiado como para ser cierto, pero era real.

Tampoco se apagó el ruido durante la intervención de Rivera. Un vecino especialmente exaltado insultaba desde su balcón. Los más radicales no se quedaron atrás. El presidente de Cs anunció que van a presentar en el Congreso de los Diputados una ley para impedir homenajes a etarras. "El último homenaje que hicisteis aquí al asesino Ternera va a ser eso, el último homenaje". "Vosotros aplaudís a Ternera, nosotros a sus víctimas". "Solo pedimos dignidad y justicia para las víctimas". 

Ante sus compañeros de partido, algunos visiblemente afectados por lo que estaban viviendo, Rivera rompió uno de los carteles que exigen la libertad del ex jefe etarra y remachó: "Hacéis sonar las alarmas pero no vais a callar al pueblo español; no nos callasteis con tiros ni nos vais a callar con sirenas". Al acabar, él y sus correligionarios lanzaban gritos de "libertad". En frente, las risas, los insultos y las alarmas no callaban.

La guinda a la mañana desapacible y tensa llegó media hora después de que Rivera y los suyos se marchasen. Justo donde habían celebrado su mitin, en el frontón, aparecía un grupo de individuos encapuchados que simulaban desinfectar la zona.

Manifestantes 'desinfectando' la zona en la que Rivera ha dado un mitín en el pueblo de 'Josu Ternera'
Manifestantes 'desinfectando' la zona en la que Rivera ha dado un mitín en el pueblo de 'Josu Ternera' Alberto Lardiés

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba