La variante del SARS-CoV-2 más extendida en España y Europa durante la segunda ola pudo tener lugar en los brotes asociados a trabajadores temporeros de verano en nuestro país, según los resultados preliminares obtenidos por un consorcio de investigadores españoles y suizos que trabajan en el análisis filogenético y la evolución del virus. La evidencia más temprana de esta nueva variante, aseguran los investigadores, está asociada a un evento de superdispersión entre los trabajadores del nordeste de España y ahora es responsable del 80% de los casos españoles de covid y es pravelente en otros países como Suiza, Irlanda y Reino Unido, con datos recogidos hasta el mes de septiembre.

Esta variante, denominada 20A.EU1 (S:A222V), dice la nota de prensa publicada por la Universidad de Basilea, “fue exportada desde España a otros países europeos en múltiples ocasiones” y buena parte de la diversidad originada en este brote es observada ahora por toda Europa. No está claro, según los investigadores, si su dispersión rápida se debió a una ventaja del virus “o si la alta incidencia en España seguida de la diseminación entre los turistas es suficiente para explicar su rápido aumento en muchos países”.

Desde julio, la variante 20A.EU1 se movió a través de las fronteras gracias a los viajeros por toda Europa y ahora ha sido identificada en doce países. También ha llegado hasta Hong Kong y Nueva Zelanda. “Esto es lo que vemos en nuestros análisis, teniendo siempre en cuenta que el número de secuencias es relativamente pequeño”, advierte Fernando González-Candelas, uno de los coautores del estudio a Vozpópuli. Aunque las primeras introducciones procedieron probablemente de España, esta variante ha tenido su propia evolución en segundos países. Ahora mismo, dicen los investigadores, esta variante está en el 90% de los casos secuenciados en Reino Unido, el 60% de los de Irlanda y entre un 30 y un 40% de los casos identificados en Suiza y los Países Bajos. 

(Seguirá ampliación)