Mémesis

La vida contada con microvídeos

Microvídeos en Redes Sociales
Microvídeos en Redes Sociales Wikipedia/Mémesis

Hay algo fascinante, incontrolable y maravilloso en redes sociales que es irreproducible en otras plataformas de comunicación.  La capacidad de mutación del lenguaje y los mecanismos de expresión que utilizamos para posicionarnos dentro de la meritocracia digital. Para destacar hay que innovar y cuando no tenemos el don de la palabra tiramos de imágenes ajenas, memes o gatos diminutos haciendo cosas monas para explicar o compartir una idea o noticia de actualidad.

Nuevas formas de comunicación se multiplican en la red para buscar con atajos el asombro y la carcajada del nuestros seguidores. El gif animado es la herramienta estrella porque en apenas unos segundos puedes contar y describir una historia imposible de reproducir con 140 caracteres.

Es el sarcasmo gráfico, la metáfora visual o el símil descriptivo al servicio de nuestra incompetencia verbal. No hay leyes, ni tempos, ni gramática. Es solo el talento, la libertad y, sobre todo, el sentido del humor el que hace fluir este lenguaje alternativo hasta hacerse imprescindible entre sus adeptos.

Lo que antes era un emoticono y luego fue un emoji ahora es un pequeño video animado que intenta explicar una emoción, una vivencia o anécdota de nuestra vida o de la actualidad apoyado por la fuerza de una imagen en movimiento. La imagen llega antes. El mensaje se transmite mejor.

El gif es un formato gráfico animado que tiene ya casi 30 años. Es malo, ocupa mucho y tiene escasa calidad gráfica pero tiene una gran ventaja, es compatible con casi todos los navegadores y plataformas gráficas del mercado. ¿Por qué? Porque nació como soporte para dar cabida a la publicidad mediante banners y piezas publicitarias y todas las plataformas tuvieron que adaptarse a él si querían monetizar. Los usuarios aprovecharon esta estandarización para encontrar un formato animado que se podía ver desde cualquier sitio. ¿Os acordáis del 'Dancing Baby'? El primer gif animado realmente viral triunfó gracias a esto.

El gify se habla en gif, es su abecedario nativo, pero también se habla en vines, vídeos de Instagram o en animaciones incrustadas de cada red social. El caso es buscar un vídeo que exprese con gracia otra situación absurda.

Con la llegada de Vine el gify ha dado también un paso más. Ya no se utilizan vídeos ajenos para buscar el símil sino que son los usuarios los que crean sus propias comedias de seis segundos para poner una emoción en contexto. Hay decenas de cuentas especializadas con millones de followers.

Pero la magia no se ensaya. El gify genuino es aquel que consigue crear empatía con el contexto representado por otros. ¡A mi me ha pasado esto! Y encontrar una anécdota similar cargada de ironía en el mundo animal, en el cine o simplemente en un vídeo familiar. Después vienen las risas.

También puedes ser gracioso y tremendamente desagradable a la vez. No hay límites ni normas. Se trata de captar la atención de tu comunidad.

Hay una palabra clave que siempre firma un gify auténtico. Todos aquellos mensajes gráficos que empiezan por el adverbio relativo “Cuando” están anticipando al lector el inicio de una de estas alegorías visuales. Ya sabes que te ha pasado alguna vez, te vas a identificar y partir de risa con ello. 

A veces el mismo microvídeo circula con distintos mensajes. Como las palabras en distintas manos la moraleja y la historia cambian según la frustración, ideología o estado anímico del autor. Pero la carcajada es siempre la misma.

Esta nueva forma de hacer humor tiene grandes especialistas: @bobestropajo, @lavozdelarra, @Proscojoncio@ninopareja, etc... Gente que tiene el gify como lengua materna y es capaz de trasmitir y contar cualquier cosa con microvideos ajenos. Algunos, como el primero de este artículo, para enmarcar. No es casual. Su autor (@MarcosBL) es maestro avanzado de la neolengua. Un desarrollador que transmite diariamente sus frustraciones como programador utilizando para ello gifs de las bibliotecas más visitadas de la red: Giphy e imgur.

 En @memesis_ también intentamos hablamos gify y vamos a coleccionar y compartir la obra de los mejores catedráticos de esta neolengua. Porque si una imagen vale más que mil palabras, un gif probablemente valga un millón.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba