Prisa ha despedido este miércoles a Antonio Caño. El periodista ejercía su puesto desde Estados Unidos y mantenía un contrato de asesor digital con el grupo. La compañía ha justificado su salida en causas organizativas, tal y como han explicado a Vozpópuli fuentes internas.

La estrategia digital de Prisa se centralizará a partir de ahora en Madrid y estará comandada por José Gutiérrez -procedente de Henneo-, lo que ha llevado a la empresa a rescindir el contrato de Caño, añaden estas fuentes.

Este periodista fue director de El País entre mayo de 2014 y junio de 2018, en un período que destacó, entre otras cosas, por la oposición a Pedro Sánchez que se realizó desde la cabecera. Especialmente comentado fue el editorial que se publicó en octubre de 2016, que calificaba al socialista de “insensato sin escrúpulos” por negarse a abandonar la Secretaría General del PSOE en pleno pulso con Susana Díaz por el control del partido.

Dentro del rotativo, era uno de los veteranos, pues se incorporó al proyecto en 1982. Llegó a su dirección en 2014, en sustitución de Javier Moreno, y fue cesado cuatro años después, cuando Prisa eligió a Soledad Gallego Díaz para reemplazarle.

El cese de Antonio Caño

Su destitución se produjo pocos meses después de la salida de Juan Luis Cebrián del grupo, cuando en el seno de Prisa se decidió volver a acercar El País a las tesis defendidas por la centro-izquierda. Eso sucedió antes de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno.

Caño volvió entonces a Estados Unidos, aunque una parte del equipo de confianza durante su etapa -como David Alandete o Javier Ayuso- fue despedido del periódico. Hace unos meses, el periodista publicaba el ensayo Rubalcaba: un político de verdad, dedicado a la figura del político cántabro.

Hace unos días, el nombre de Caño saltó a la palestra después de que la Dirección de El País decidiera no incluir en su edición impresa una columna titulada Algunas lecciones de Estados Unidos para la izquierda.

El texto abundaba en las luchas de poder del Partido Demócrata estadounidense sólo se difundió en la edición impresa del periódico, lo que causó suspicacias en la redacción del diario.

Caño habla de causas ideológicas

Pocos minutos después de que se produjera la noticia de su despido, Antonio Caño se pronunciaba al respecto: "Sobra mencionar la incomprensión y el dolor que siento ante una decisión que interrumpe, por teléfono, de forma fulminante y sin posibilidad siquiera de un intercambio de puntos de vista con los responsables del periódico, más de 39 años de trabajo en El País, durante los que he sido redactor, corresponsal, redactor jefe, subdirector y director entre mayo de 2014 y junio de 2018".

El exdirector de la cabecera generalista de Prisa explicaba que el despido se produce después de varios incidentes con la dirección del periódico relacionados con el contenido de la tribuna de opinión mensual que tenía en el rotativo.

Asimismo, añadía: "Como mi trabajo durante tantos años siempre ha merecido los elogios de la empresa, a la que agradezco haber premiado ese trabajo con continuos ascensos hasta otorgarme la máxima responsabilidad del diario, sólo puedo entender que mis problemas en los últimos tres años -que se iniciaron con el despido de todos mis colaboradores tras mi sustitución en la dirección- están derivados de la situación política española y de la opinión que, libremente, como he hecho siempre, expongo en mis artículos".

Por lo tanto -añadía- "considero que este despido es un despido por razones ideológicas, ilegal y sin precedentes en la historia de Prisa. Durante mi etapa como director, todos los anteriores directores tuvieron libertad plena para expresar sus opiniones en artículos y columnas".

Para terminar, anunciaba que se reserva el derecho a tomar acciones legales contra esta decisión de la empresa.