Medios

Cebrián habla sobre los Papeles de Panamá en el aniversario de 'El País': "Es una persecución"

El presidente del periódico ha aprovechado la celebración del 40 aniversario del diario 'El País' para pronunciarse ante sus periodistas sobre su aparición en los Papeles de Panamá. En su discurso, ha asegurado que nada sucede por casualidad y que su vinculación con la documentación del despacho de Mossack Fonseca responde a una persecución contra su persona y contra el diario generalista de Prisa.

El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián EFE

Juan Luis Cebrián ha tratado de convencer este miércoles a los periodistas de El País de que su vinculación con los Papeles de Panamá forma parte de una persecución política contra el Grupo Prisa. De que todo obedece a una confabulación contra una compañía a la que en reiteradas ocasiones ha situado como la abanderada de la libertad de expresión en España. Con lo incómodo que eso resulta para el poder. En un discurso pronunciado ante alrededor de 400 trabajadores del rotativo y altos cargos del holding de los Polanco, con el madrileño Palacio de Cibeles como escenario, Cebrián ha negado su relación con la documentación filtrada desde el despacho de Mossack Fonseca y ha dejado claro que no permitirá que el diario que este miércoles celebraba su 40 aniversario sea el blanco de este tipo de ataques interesados.

La intervención del exdirector de El País y hoy capitán del barco de Prisa -cuyo rumbo está condicionado por la banca acreedora y por unos fondos buitre que amenazan con asaltar su Consejo- era la más esperada dentro de la comida de celebración del 40 cumpleaños del periódico. Máxime después de que la semana pasada prohibiera la asistencia a los programas de La Sexta de sus periodistas por haberle vinculado a los Papeles de Panamá y después de que Pepa Bueno decidiera el miércoles por la mañana no preguntarle sobre su supuesta implicación en este caso durante la entrevista que han mantenido en el programa Hoy por hoy

El presidente no ha eludido el tema, pero, lejos de atribuir su relación con Mossack Fonseca a un asunto estrictamente personal, ha incidido en que las informaciones que evidenciaban este hecho estaban motivadas en el interés en "hacer daño" a Prisa que existe desde algunos poderes fácticos.

Según Cebrián, las informaciones que le relacionaban con los Papeles de Panamá se publicaron con el objetivo de "hacer daño" a Prisa

Tal y como recogió VozpópuliTeresa Aranda, exmujer de Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, figura como vicepresidenta de una organización de izquierdas financiada por millonarios que aparecen en los conocidos como Papeles de Panamá. La Fundación Atman para el Diálogo entre Civilizaciones se presentó en octubre de 2004 (y cesó su actividad en 2007 por el escaso apoyo obtenido) y su presidente era Massoud Farshad Zandi, millonario iraní con residencia en Madrid y amigo de Felipe González y el propio Cebrián.

Comparación con el atentado que sufrió 'El País' en 1978

En un discurso que ha sido acogido con "escepticismo" por parte de la mayoría de los asistentes -según han relatado fuentes presentes en el acto-, Cebrián ha asegurado que no es la primera vez en la historia que El País recibe un ataque similar. De hecho, ha puesto como ejemplo el atentado que el grupo terrorista de ultraderecha Triple A perpetró en el diario el 30 de octubre de 1978, en el que falleció el conserje, Antonio Fraguas. También ha citado una conversación que mantuvo con Jesús de Polanco en sus inicios, en la que el fundador del grupo Prisa le advirtió de los diversos enemigos que se granjearía como director de un periódico independiente en la España post-franquista, a lo que Cebrián respondió: más grande será mi lista de amigos.

"Nos han querido aguar la fiesta" con esta "revolucioncita" en internet y en las redes sociales, ha afirmado el presidente ejecutivo, con respecto a la aparición de su exmujer en los Panama Papers. Pero, pese al interés que "algunos" han demostrado por perjudicar a Prisa -que llegaron a relacionar a Cebrián con la KGB-, ha expresado su intención de mantener al diario a salvo de las presiones externas. Aquellas hacia las que muchas voces consideran que ha capitulado el diario en reiteradas ocasiones, pero sobre las que su presidente asegura que siempre se ha mantenido estoico.

Cabe recordar que, pocas horas después de que trascendiera el supuesto nexo entre el periodista y Panamá, el Grupo Prisa anunció su intención de denunciar a La Sexta, El Confidencial y eldiario.es por publicar esta información. Poco después, prohibió a los redactores de la compañía acudir a las tertulias de la cadena de Atresmedia, en represalia por este asunto. A tenor de estos acontecimientos, ha llamado la atención entre los asistentes a la comida de este miércoles el que Cebrián haya asegurado que no va a permitir que El País entre en esta guerra. Porque, de hecho, ha sido su propio presidente quien le ha involucrado en ella.

Para finalizar una intervención en la que ha expuesto los éxitos cosechados por el periódico durante sus cuatro décadas de vida y ha marcado como objetivo para su futuro próximo la plena transición hacia el ámbito digital, Cebrián ha pronunciado una frase lapidaria que, por la autocrítica que contenía, ha sorprendido en los presentes, pues ha pedido "perdón" por las injusticias que haya podido cometer durante el desempeño de su cargo.

Durante el acto, también han pronunciado unas palabras algunos de los miembros más veteranos de la redacción de El País, entre los que se encontraba la periodista Anabel Díez, que ha recordado la labor de los 129 periodistas que fueron despedidos del diario en 2012, como consecuencia del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por Prisa. A los que se fueron "sin querer" y que, en algunos casos, todavía mantienen litigios abiertos contra la empresa.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba