Televisión

La CNMC retrata a Atresmedia y Mediaset por su sensacionalismo en el 'caso Gabriel'

El regulador recuerda a las televisiones que no deben difundir en sus tertulias contenidos que inciden al odio, que no respeten la presunción de inocencia o que tengan la categoría de rumor. Señala la conducta de estas empresas en el caso del asesinato del niño Gabriel

La asesina confesa de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada.
La asesina confesa de Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada. EFE

El tratamiento que realizaron las televisiones sobre el asesinato del niño Gabriel Cruz -que llevó incluso a especular sin fundamento sobre la implicación de sus familiares en el crimen- ha llevado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a emitir dos resoluciones en las que advierte a Atresmedia y Mediaset de la necesidad de evitar la emisión de contenidos que puedan incitar al odio, o vulnerar los derechos al honor, a la intimidad, a la presunción de inocencia y a la imagen de las persona. En los textos, se recuerda a estas empresas que, de repetirse en el futuro, podrían enfrentarse a sanciones muy graves que pueden derivar en multas millonarias.

La actuación de la CNMC se inició después de que el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) le remitiera un escrito en el que se afeaban las conductas de las dos principales empresas de televisión en España. En el documento, se señalaba a los magacines Espejo Público, El Programa de Ana Rosa y Más Vale Tarde por la forma en la que informaron sobre el caso de Gabriel Cruz.

En el programa de Susanna Griso, se publicaron reiteradamente datos identificativos de una persona que no tenía que ver con el crimen, pero que había sido detenida por incumplir la orden de alejamiento de la madre del menor. "Se difundió su historial clínico, se identificó su lugar de residencia y su vivienda familiar con uso de zoom y se emitieron reiteradamente imágenes de su rostro y de su participación en competiciones deportivas", afirma.

Y añade: "El uso del pixelado no impedía su identificación. El día 12 de marzo, se leyó un comunicado de su familia, pero el programa no ofreció ningún tipo de disculpas por las insinuaciones de culpabilidad realizadas y volvió a publicar, de nuevo, su imagen pixelada". En el espacio Más vale tarde, se le mencionó, sin identificar, como no completamente descartado de la investigación y se valoró la posibilidad de que hubiese podido realizar el trayecto de 60 Km, entre su localidad de residencia y el lugar de la desaparición del niño".

Falso culpable

En El Programa de Ana Rosa, se incidió en la relación de esta persona con la desaparición (falsa) y se especuló sobre la posible implicación de otros familiares del menor. con la implicación de otros familiares, Se ofrecieron "datos personales e imágenes que permiten su identificación, datos privados sobre su enfermedad, una entrevista que se le realizó en una carrera y se entrevista a un abogado sin relación alguna con el caso. Se cuestionó incluso las conclusiones de la investigación oficial para alimentar una propia en la que aparece frente a la opinión pública como principal sospechoso", detalla el organismo. 

La CNMC recuerda a Atresmedia y Mediaset que l tratamiento informativo de los sucesos que despiertan interés en la sociedad no debe incluir hipótesis o conjeturas sobre posibles culpables cuando se identifica a estos o se dé información que permita identificarlos. Tampoco deben difundir rumores, especulaciones o informaciones no contrastadas. Ni siquiera cuando forme parte de un contenido de entretenimiento y no meramente informativo.

Estos hechos podrían suponer futuras sanciones contra las empresas del duopolio de la TDT, en cuanto a que son contrarios a la Ley General de Comunicación Audiovisual. "En el caso de repetirse tal tratamiento informativo en ocasiones análogas podría incoarse un procedimiento sancionador", avisa el regulador.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba