Cuando se trata del cuidado del cabello el verano es su principal enemigo… Durante las vacaciones, el exceso de exposición solar, los continuos baños en playas y piscinas, las altas temperaturas, el sudor y la contaminación hacen que el pelo pierda por completo tanto su brillo como la suavidad empeorando su estado estético.

Para el procedimiento de recuperación te ofrecemos tres tips básicos además de recordarte la importancia de llevar un estilo de vida saludable, evitar los productos capilares abrasivos y químicos, o los tratamientos estéticos artificiales:

1. BALANCE DE LA DIETA

La alimentación juega un papel fundamental en la tarea de recuperación de la melena, ya que lo que comemos se refleja en el rostro, el cuerpo y por supuesto, en la salud capilar. En este sentido, para conseguir un cabello sano, brillante y suave es clave incluir en nuestra dieta diaria vegetales de hoja verde, vitaminas C y E, así como proteínas, ácidos grasos omega 3 y aceite de onagra.

2. SUPLEMENTOS AYURVÉDICOS

Según el Ayurveda, el pelo y las uñas son la extensión de nuestros huesos y por tanto, los micronutrientes como el zinc, el magnesio y el calcio también aseguran su crecimiento. Un puñado de semillas de sésamo blanco cada mañana podría ayudar a reunir la dosis diaria ideal de estos micronutrientes, es decir, 1200 miligramos de calcio, 600 miligramos de magnesio y 60 de zinc.

3. MASCARILLA CAPILAR NUTRITIVA, UN NUEVO MUST

Aplicar una mascarilla nutritiva después de un saneamiento de puntas y un ritual exhaustivo de hidratación será el broche de oro a la terapia capilar de recuperación, así que es fundamental que te hagas con una a base de aceites naturales. Las más indicadas son las que contienen aceite de Mahabhringaraj, una combinación de aceite puro de almendras y aceite de ricino o de aceite de sésamo con aceite de oliva.