El expresidente estadounidense Donald Trump anunció este miércoles que interpondrá una demanda colectiva contra Facebook, Google y Twitter y sus consejeros delegados para hacerles "rendir cuentas" por lo que considera un ataque a su "libertad de expresión".

En una rueda de prensa retransmitida desde Bedminster (Nueva Jersey), Trump dijo que buscará probar la ilegalidad del veto de sus cuentas, pero también defender la Primera Enmienda de la Constitución y que las "Big Tech" dejen de "silenciar", "poner en una lista negra" y "cancelar" a los estadounidenses.

Las cuentas de Trump en las redes sociales Facebook y Twitter permanecen suspendidas tras el asalto violento de una turba de sus seguidores al Congreso de EE.UU. el 6 de enero, algo que ha calificado desde entonces de "censura" y "abuso".

Expulsado oficialmente

Hace poco más de un mes, Trump fue suspendido oficialmente de Facebook e Instagram para los próximos dos años, después de que el consejo asesor de contenido de la compañía cancelara de manera temporal sus perfiles en estas redes sociales, al considerar que era responsable de los episodios de violencia del 6 de enero en el Capitolio.

Facebook, dueño también de Instagram, explicó que Trump podrá volver a activar sus perfiles a partir de enero de 2023, previo análisis de la empresa para verificar si su presencia en dichas redes continúa poniendo en riesgo la seguridad pública.

"Evaluaremos los factores externos, incluyendo casos de violencia, restricciones en reuniones pacíficas y otros indicadores de disturbios civiles. Si determinamos que todavía existe un riesgo grave para la seguridad pública, ampliaremos la restricción por un período de tiempo determinado y continuaremos reevaluando hasta que ese riesgo haya disminuido", aseguró la empresa en un comunicado.