Italia se ha sumado este jueves a la medida de Francia de pedir el pasaporte sanitario, conocido como "certificado covid", para acceder al interior de bares, restaurantes, museos, teatros, cines, espectáculos al aire libre, gimnasios, conciertos y otros eventos masivos.

En cualquier caso, la decisión no afecta al transporte público, aunque el gobierno se ha comprometido a estudiarlo más adelante.

La medida entrará en vigor a partir del próximo 6 de agosto y será necesario demostrar que se tiene al menos una dosis de la vacuna, que se ha pasado el coronavirus en los seis meses anteriores o que se tiene una prueba negativa de menos de 48 horas.

Además, las autoridades tienen previsto recortar la cuarentena de 14 días por un contacto estrecho con un positivo a quienes estén en posesión de un certificado, aunque aún no han decidido cuánto tiempo se recortará.

Prórroga del estado de alarma

Por otro lado, el Gobierno italiano ha prorrogado el estado de emergencia impuesto por la pandemia otros seis meses, hasta el 31 de diciembre, y ha efectuado cambios en los parámetros para las transiciones en el sistema de colores que rige la situación de la pandemia en el país transalpino. Ahora, un 10% de ocupación en unidades de cuidados intensivos y un 15% de hospitalizaciones por coronavirus bastarán para decretar el paso de la zona blanca -menor riesgo- a la amarilla.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, ha justificado que el 'pase verde' no es una decisión "arbitraria" y que "es una condición para mantener abiertas las actividades económicas", según ha recogido la agencia Adnkronos.

En este contexto, ha urgido a todos los italianos a vacunarse "y hacerlo de inmediato". "Deben protegerse a sí mismos y a sus familias", ha agregado, recalcando que el certificado "es una medida con la que los italianos pueden seguir divirtiéndose, ir a restaurantes y espectáculos al aire libre y cubiertos con la garantía de estar entre personas que no son contagiosas".

En cuanto al cambio de parámetros para la transición de color, Draghi ha advertido de que la variante delta es "amenazante" y "se expande mucho más rápido que otras". "Hemos aprendido que la realidad de otros países se nos presenta si no reaccionamos, lo que pasa en Inglaterra y Francia, debemos imaginar que puede repetirse en Italia en ausencia de medidas", ha continuado.

Según los datos ofrecidos por el 'premier', aproximadamente dos tercios de los italianos mayores de 12 años ha recibido al menos una dosis y más de la mitad de los italianos ha completado la pauta de vacunación.

Los datos de la pandemia

Por su parte, las autoridades sanitarias italianas han contabilizado este jueves 5.057 nuevos casos de covid y 15 fallecidos más. Hasta ahora, Italia ha registrado 4.302.393 personas contagiadas de coronavirus, incluidos más de 125.920 fallecidos. Mas de 1.200 personas se encuentran ingresadas en este momento en hospitales italianos con la enfermedad -38 más que en el balance anterior-, 158 de ellos en unidades de cuidados intensivos.