Las autoridades de Alemania han confirmado este jueves más de 10.000 casos de coronavirus durante las últimas 24 horas, con lo que el país europeo supera la barrera de los 2,3 millones de contagios desde el inicio de la pandemia, que ha dejado además más de 63.000 muertos.

El Instituto Robert Koch (RKI), el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, ha indicado a través de su página web que durante el último día se han detectado 10.237 casos y 666 fallecidos, lo que sitúa los totales en 2.310.233 y 63.635, respectivamente.

Asimismo, ha manifestado que la incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 64,2 por cada 100.000 habitantes, en constante descenso desde hace varias semanas tras un pico máximo a mediados de diciembre.

La canciller alemana alcanzó el miércoles un acuerdo con los titulares de los 16 estados federales para prolongar hasta el próximo 7 de marzo las medidas de confinamiento.

El Gobierno alemán ha destacado que su objetivo es lograr que la incidencia acumulada durante los siete días anteriores caiga por debajo del 50, cifra que considera como la necesaria para permitir destensar el sistema sanitario y retomar las tareas de rastreo y cuarentenas localizadas.

Se prorrogan las restricciones en Alemania

Por otra parte, el organismo ha apuntado que en este momento hay cerca de 159.300 casos activos en el país y ha cifrado en alrededor de 2.087.600 los pacientes recuperados de la covid-19, incluidos unos 14.500 durante el último día.

La canciller alemana, Angela Merkel, alcanzó el miércoles un acuerdo con los titulares de los 16 estados federales para prolongar hasta el próximo 7 de marzo las medidas de confinamiento por el coronavirus.