La destacada activista defensora de los derechos humanos saudí Loujain al Hathloul, detenida en mayo de 2018, ha sido condenada en primera instancia por un tribunal de Arabia Saudí a cinco años y ocho meses de cárcel, según han informado este lunes medios locales.

El Tribunal de Sanciones de Riad ha condenado a la activista por "servir a una agenda externa al reino usando internet (...) con el fin de perjudicar el sistema público, además de colaborar con un número de personas y entes que cometieron actos criminales de acuerdo con la ley de terrorismo", según el periódico saudí Okaz.

De acuerdo con la web de ese medio, la pena de cinco años y ocho meses se aplicará desde la fecha de su detención en mayo de 2018, además de que se le descontarán dos años y diez meses de prisión al "tener en consideración el estado" de la activista.

El juez, que ha pronunciado la sentencia durante una sesión a la que tuvieron acceso los medios locales, ha afirmado que dicha suspensión "se considerará nula en el caso de que la procesada cometa cualquier crimen en los próximos tres años", según Okaz.

Posibilidad de apelación

Asimismo, el juez ha informado al fiscal general del reino y a la activista que pueden apelar la sentencia en un periodo legal de 30 días a partir de este martes. También pueden mostrar sus objeciones, ya sea apelando o pidiendo especificaciones durante el mismo periodo.

Por su parte, la hermana de Loujain, Alia al Hathloul, ha asegurado en declaraciones a la agencia Efe que la familia desconoce de momento la sentencia dictada en la capital saudí.

El juicio de Loujain se reanudó a finales de noviembre, después de que el tribunal aplazara en más de tres ocasiones la vista de la sentencia y desestimara las acusaciones de tortura y agresión sexual de la defensa de la activista durante sus dos años en prisión preventiva.

La joven fue detenida junto a otras diez activistas en mayo de 2018 después de exigir públicamente el derecho a conducir de las mujeres y el fin del sistema de tutela masculino, y fue acusada de mantener contactos con individuos y entidades "hostiles" a Arabia Saudí y reclutar a funcionarios para obtener información confidencial.

Durante su detención, varias ONG han denunciado que Al Hathloul ha sufrido abusos sexuales, torturas y amenazas por parte de las autoridades saudíes, que la tienen retenida en régimen de aislamiento desde principios de este año, según su familia y la organización Amnistía Internacional.