La relación de Esther Doña con Carlos Falcó, quien falleció a los 83 años el pasado 20 de marzo a causa del coronavirus, nunca ha sido bien vista ni aceptada por los cinco hijos de él. De hecho, Esther, de 42 años, abandonó a mediados de junio su residencia, el palacio de 'El Rincón', propiedad de Carlos, después de que los hijos de su difunto marido lo pusieran a la venta inesperadamente

Este mal rollo entre la viuda y los hijos de Carlos ha salido a relucir ahora con una entrevista que la propia Esther Doña ha dado en en ‘La hora de la 1’.

La soledad de Esther Doña: "Los hijos de Carlos Falcó no me informaron del funeral"

Esther Doña ha asegurado que se quedó viuda hace "muy poco tiempo". Seis meses que le están siendo muy duros, sobre todo porque se siente muy sola. Sin hijos, su única compañía es su perrita, un bichón maltés llamado Chloé que le regaló Carlos Falcó en la Navidad de 2018. El animal ha sido "su mejor apoyo" en estos difíciles momentos.

Esta soledad también ha venido propiciada por la nula relación que tiene Esther con los hijos del marqués de Griñón, quienes ni siquiera la avisaron del funeral que estaban preparando para Falcó: "Fueron los albaceas los que me informaron. (...) No tenemos una relación fluida los hijos y yo".

Esther Doña con su perrita Chloe

Una relación siempre difícil

La relación entre Carlos Falcó y Esther Doña, además, siempre fue cuestionada por todos sobre todo por su diferencia de edad de 41 años. Ambos salían desde 2017, y se casaron en una boda secreta e íntima en el palacio de 'El Rincón' en régimen de separación de bienes para evitar (más) habladurías.

Esther abandonó a mediados de junio su residencia, el palacio de 'El Rincón', propiedad de Carlos Falcó. Se marchó únicamente con sus pertenencias y su perrita.

Con una mano delante y una detrás, se ha publicado que la marquesa no ha recibido nada de la herencia del que fue su marido, ya que hicieron separación de bienes antes de su boda en 2017. No obstante, sería de extrañar que no hubiera quedado nada para ella.

Esther Doña y Carlos Falcó.