Gritos

El regreso de Froilán, hijo de la Infanta Elena, sus fiestiones y trato VIP y su cambio radical

Felipe Juan Froilán de Todos los Santos se encuentra de nuevo en España tras haber regresado del internado de Estados Unidos. Sin embargo, parece que vuelve a las andadas de sus fiestones en la capital, a lo que hay que sumarle un cambio físico del joven más que evidente.

El regreso por todo lo alto de Froilán, hijo de la Infanta Elena, y su cambio radical (Gtres).
El regreso por todo lo alto de Froilán, hijo de la Infanta Elena, y su cambio radical (Gtres).

El hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar ya está dándolo todo de nuevo en España. Sus padres decidieron mandarle a una academia militar en Estados Unidos para mejorar su rendimiento escolar después de obtener muy malas notas, y ahora acaba de regresar a Madrid para pasar el verano junto a su familia.

La primer imagen pública de Froilán fue en la Corrida de la Beneficencia en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, junto a su madre, la Infanta Elena, y el Rey emérito, encargado de presidirla. Su padre, Jaime de Marichalar, acudió a la misma corrida pero no ocupó ningún palco.

Froilán cumple los 18 años el próximo 17 de julio. Llama la atención el gran cambio físico que ha experimentado, ya que está mucho más alto y su rostro y rasgos ha dejado de tenerlos de niño y se ha convertido ya en un hombrecito. Parece que su paso por el internado le ha hecho madurar y le ha convertido en un chico más formal.

Sin embargo después de esta aparición, el joven ha vuelto a ser protagonista de la noche madrileña acudiendo a un fiestón de un local situado en el barrio madrileño de Tribunal, según informa 'LOC'.

El nieto del Rey iba acompañado de dos escoltas y tres amigos y a pesar de que había una larga cola para entrar en la discoteca, Froilán accedió por la puerta de emergencia, por la que suelen entrar los VIP, para pasar más desapercibido y evitar fotografías.

Sin embargo, un fotógrafo se percató de su presencia y cuando trató de tomarle una instantánea, el personal de seguridad le pidió la documentación y le quitaron la cámara hasta que el joven entró en la sala. Estos le pidieron que entendiera que era menor de edad. Sin embargo, no hubo ninguna pega, a pesar de ser menor de edad, para que entrara en el local.

En el interior, al nieto del Rey le dieron una sala especial para él y sus amigos, con portero incluido para que no les molestara nadie. Unas condiciones especiales que por ejemplo se les suele ofrecer a rostros conocidos como Cristiano Ronaldo.

Habrá que esperarse al próximo mes para comprobar si sigue siendo el mismo chico rebelde o ha cambiado tras su paso por el internado. El hijo de la Infanta Elena ha estado muy vinculado siempre a la noche madrileña, incluso llegó a trabajar como relaciones de una conocida discoteca, por lo que su fiesta de los 18 años promete que será uno de los grandes fiestones de su vida.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba