Con puntuaciones que van de los 95 puntos sobre 100, cuatro referencias de esta familia bodeguera consiguen un reconocimiento especial: Reserva Real 2016 del Penedès, su tierra natal; Mas de la Rosa 2017 y Salmos 2017 del Priorat; Grans Muralles 2016 de la Conca de Barberà y Purgatori 2016 de Costers del Segre.

El vino de Familia Torres que ha obtenido la puntuación más elevada es Mas de la Rosa 2017 (DOQ Priorat) que con 95 puntos, ha conquistado el paladar de la catadora por su elegancia, tensión y acidez. Un vino descrito como atractivo y armonioso, presenta una complejidad sin fisuras con notas de cereza, bajo bosque, grosellas y vívidos matices minerales.

Grans Muralles 2016 (DO Conca de Barberà) ha sido valorado con 94 puntos gracias a su sabor “con notas de cereza negra y grosella, que combinan con grafito, hierbas silvestres y notas de café, acentuando los elementos de té, especias y piel de naranja” y contribuye a su largo final. A Purgatori 2016 (DO Costers del Segre), la directora adjunta de Wine Spectator le otorga 93 puntos y lo describe como un tinto poderoso pero con un carácter refinado, en el que “los taninos fibrosos le otorgan una estructura audaz, con especias, minerales y hierbas mediterráneas silvestres que dan profundidad al final”.

Reserva Real 2016 (DO Penedès) también ha obtenido 93 puntos. Este clásico del Penedès es descrito como “un tinto potente, con un perfil musculoso marcado por notas de grosellas, ciruelas y tostados sobre un fondo de anís, cuero y cedro”, con unos taninos pulidos y atractivos y un final mineral.
Finalmente, Salmos 2017 (DOQ Priorat) ha recibido una puntuación de 92 puntos y se describe como un tinto pulido y atractivo, con notas a grosellas maduras y anís, y una “acidez bien integrada que lo mantiene armonioso y equilibrado”.

Desde hace 150 años, la historia de esta familia ha ido transmitiendo la pasión por la cultura del vino, desde el respeto por la tierra hasta la apuesta por la innovación. Hoy, la quinta generación se centra en la elaboración de vinos de viñedos singulares y fincas históricas y en la recuperación de variedades ancestrales para adaptarse al cambio climático