Muchas de las relaciones largas acaban porque uno de los dos miembros, o los dos, están cansados de la rutina y esto se extrapola también al ámbito sexual. Falta de imaginación para sorprender o escenarios repetitivos que ya no generan el morbo y excitación del principio.

Este tipo de cosas genera en numerosos casos la necesidad de ‘ver’ a otras personas. Como hemos puesto de ejemplo en otras ocasiones, Will Smith y Jada Pinkett se mantienen estables y, según ellos mismos han desvelado, su clave está en mantener una relación abierta en la que cada uno puede quedar con quien le plazca sin que el otro cuestione sus actos. Es la filosofía que un grupo conocido como swingers lleva a cabo en su pareja.

Combatiendo la rutina sexual

Cada vez hay más swingers que están dispuestos a hacer intercambio de parejas o a acostarse con otras personas sin necesidad de que estos otros individuos se hallen en una relación son el fin de variar y hacer realidad sus fantasías sexuales. A veces estas fantasías sexuales no tienen cabida con tu esposa o tu marido de toda la vida, hasta que decides abrirte sexualmente y probar con otra gente sin que esto suponga un problema para la relación ni que sea visto como cuernos, ya que los dos miembros, generalmente, participan.

Una de los deseos sexuales más comunes es hacer un trío, algo perfectamente factible en armonía cuando eres un swinger. Para conocer mejor los intereses de esta ‘comunidad’ sexual, el complejo para adultos Spice Lanzarote ha realizado una gran encuesta entre ellos recientemente. Los resultados nos hacen ver que Europa, como era de esperar, es el continente donde la población está más liberada a nivel sexual. Reino Unido e Italia son los países que más swingers albergan, el primero con más de 500.000 casados.

Esta práctica que para la mayoría se sigue viendo como algo sórdido y oculto es, en realidad, un lifestyle casi masivo. Ni os imagináis la cantidad de swingers que hay, puede ser desde tu panadero habitual, tu vecino, un profesor… Si hoy se entiende por honestidad en una relación que se pueda hablar sin tapujos de las fantasías, ¿dónde están los límites del sexo?

El estudio revela que el 95% de los swingers son parejas muy estables que llevan juntos mucho tiempo, aunque la mayoría admite no contárselo a nadie de su entorno. De estos, además, el 75% prefieren escoger otras a parejas a la hora de hacer intercambios en vez de personas solteras.

Los resultados también muestran que acostarse con otras personas suele ser una decisión conjunta en un 75% y que las fantasías con famosos son menores de las que nos imaginamos, sólo un encuestado mencionó a Kylie Minogue. Los belgas son los europeos que más ventaja nos sacan en apertura mental en cuanto a sexo se refiere, ya que el 73% de los españoles prefiere ocultar que son swingers, y los italianos no tienen reparo en llevar a cabo cualquier tipo de práctica con ‘desconocidos’, puesto que el 84% asegura no reservar ninguna actividad sexual para sus parejas.