Qué fantástico plato es el arroz negro. Y aunque por razones obvias lo más característico de esta receta es el color que le otorga la tinta de calamar con la que se prepara, su sabor es seguramente lo que más llama la atención. Pero claro, no es sólo cuestión de la tinta, hay que acompañarlo con otros ingredientes de calidad y saber cómo prepararlo.

Pero su preparación es muy sencilla. No difiere mucho de un arroz normal, de la típica paella (pero por favor, no cometas nunca estos delitos en nombre del plato valenciano por excelencia que te hemos contado en Gastrópoli). Al final, toda receta de arroz tiene una serie de fundamentos para que quede óptimo: un buen fondo, un buen arroz y tiempo para reposar.

¿No tienes sepia y gambones? Tranquilo, para preparar esta receta puedes optar por otros ingredientes (pescados, calamar, gambas, langostinos...), pero la recomendación que te damos es que lo hagas con estos dos productos.

Consejos para lograr el mejor arroz negro

A parte de los pasos que te vamos a indicar para hacer el arroz negro, hay otros puntos importantes que nos ayudarán para que el resultado final sea el mejor posible. Sigue estos consejos y no fallarás en tu receta:

  • El tipo de arroz. No tengas duda aquí: la mejor opción es el arroz redondo, como puede ser el tipo Bomba.
  • La importancia del sofrito. Aunque no vamos a preparar un sofrito en sí, ya que solamente vamos a utilizar cebolla, sí que vamos a darle tiempo a esta para que se poche lentamente.
  • Necesitamos un buen caldo. Es lo que le va a dar el sabor a marisco que queremos. Si es importante ya en una paella, en un arroz negro también lo es, porque es fundamental para el resultado final.

Ingredientes*

  • 250 gramos de arroz bomba
  • Una sepia mediana limpia
  • Seis gambones crudos
  • 750 mililitros de agua
  • Una cebolla grande
  • Un sobre pequeño de tinta de calamar
  • Azafrán
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

*Para dos personas

Arroz negro paso a paso

  1. Lo primero que tenemos que hacer es preparar el caldo que vamos a utilizar para cocer el arroz. Pelamos los gambones e introducimos todas las cabezas y las cáscaras en una olla que previamente hemos puesto al fuego con aceite de oliva. Dejamos cocinar durante unos minutos, para que se doren y aplastamos para que las cabezas suelten todo su jugo. Añadimos el agua, salpimentamos y cuando rompa a hervir bajamos el fuego a medio-bajo y dejamos cocer durante unos 20 minutos.
  2. Cortamos la cebolla en brunoise y la echamos en una sartén de unos 28 centímetros de diámetro que hemos puesto al fuego con dos cucharadas de aceite de oliva. Echamos un poco de sal, bajamos a fuego medio-bajo, tapamos y dejamos que la cebolla se poche durante unos 20 minutos (vamos moviendo de vez en cuando).
  3. Cortamos los trozos de sepia en cuadrados de unos cinco centímetros por cada lado. Cuando la cebolla haya reducido bastante tamaño y se haya caramelizado un poco añadimos los trozos de sepia y rehogamos durante cinco minutos. En una sartén aparte, más pequeña, tostamos levemente las hebras de azafrán y las introducimos en la misma sartén en la sartén de la cebolla y la sepia.
  4. Echamos el arroz, la tinta de calamar y el caldo. Movemos bien para que la tinta se integre. Respecto a las medidas de arroz y caldo, siempre hay que mirar las instrucciones del fabricante, pero lo normal suele ser utilizar dos partes de caldo por cada una de arroz. Cuando rompa a hervir tapamos y bajamos el fuego a medio-bajo. Cuando el agua se haya consumido ponemos la carne de los gambones encima del arroz, tapamos y dejamos reposar durante unos 15 minutos. Rectificamos de sal si fuera necesario.

Arroz negro con sepia y gambones.

Es muy recomendable tomar este arroz negro con alioli, ya que el punto de la salsa con sabor a ajo es un complemento excelente para esta deliciosa receta.