Se acerca el verano y las altas temperaturas ya asoman a la vuelta de la esquina. Con estas condiciones, pocos alimentos resultan más solicitados que uno de los platos estrellas de esta temporada, el gazpacho. Con pan o sin él, añadiendo o no el ajo o el pepino, con más o menos agua... es una de las recetas más agradecidas y recurrentes en los hogares españoles en la temporada estival.

El gazpacho es la sopa fría más popular y, con el paso del tiempo, ha ido evolucionando hasta crear cientos de combinaciones, desde la más tradicional hasta otras en las que el tomate deja su lugar a otras frutas como el ingrediente principal.

Estas son algunas recetas para que puedas preparar tu propio gazpacho casero este verano.

Gazpacho andaluz

El original y más tradicional. Su origen podría trasladarse hasta el Imperio Romano y el salmorium, una especie de gazpacho primitivo consumido por los campesinos compuesto por sal, ajos y aceite, al que se añadía agua fría, hierbas, frutos secos y algún vegetal si disponían de él. Con el tiempo se le fueron añadiendo los ingredientes de la receta actual, sobre todo con la llegada a la península de nuevos vegetales provenientes del nuevo mundo, y se convirtió en un plato popular entre las clases andaluzas más humildes como manera de aprovechar al máximo la comida

Flickr

Ingredientes:

  • 1 kilo de tomates muy maduro
  • 1 pepino
  • 100 gramos de cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 50 gramos de pan
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 cucharadas de vinagre
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Preparación:


Lavamos todos los ingredientes y dejar escurrir. Posteriormente, cortamos los tomates en cuatro cachos, pelamos el pepino para cortarlo en varios trozos. Ahora, le quitamos al pimiento la parte superior e inferior, retiramos las semillas interiores y también cortamos, al igual que la cebolla, en trozos pequeños.
Por último, pelamos el diente de ajo, cortándolo por la mitad y retirando la hebra central para que no repita.

Una vez finalizado, añadimos al vaso de la batidora, o a una olla grande si vas a utilizar batidora de mano, el tomate, el pan, el pepino, el pimiento verde, la cebolla y el ajo y triturar. Cuando ya no sea posible distinguir ningún trozo de verdura añadir el vinagre, aceite de oliva virgen extra al gusto, salpimentar y hay que volver a batir para mezclar todo. Probamos para ver si está al gusto de vinagre y sal y si no es así rectificar poco a poco hasta llegar al sabor que más te guste y enfriamos en la nevera. 

Gazpacho de mango

Una versión tropical del gazpacho de toda la vida, que dará lugar a un plato con un sabor más dulce y que adoptará un color anaranjado al añadir el mango con elemento principal.

Gazpacho de mango, creado por el chef Kiko Solís, al mando de la cocina de la terraza Zielou, en Madrid.

Ingredientes

  • Cuatro mangos
  • Cuatro tomates pera
  • Dos dientes de ajo
  • Dos cebolletas tiernas
  • Dos  rebanadas de pan
  • Vinagre de vino
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Comino
  • Sal

Preparación

Primero, lavamos y cortamos los tomates en dados y añadimos a una batidora. Cortamos las cebolleta, quitando la parte más verde y quitamos el germen a los dientes de ajo y lo añadimos. También se puede incluir pan. Ahora, pelamos el mango, lo troceamos y lo añadimos. Por último, Incluimos la sal, el aceite, el vinagre y el comino.

Una vez añadidos todo los elementos, trituramos durante unos minutos y lo colamos. Lo guardamos en el frigorífico unas horas y servimos.

Gazpacho de sandía

Fácil de preparar, y perfecto tanto para mayores como para pequeños. El gazpacho de sandía es un refresco espectacular y aporta matices más dulces que el tradicional por la aportación de la fructosa de la sandía le regalarán a esta receta perfecta.

Ingredientes

  • Medio kilo de sandía
  • Medio kilo de tomates en rama muy rojos
  • Medio pepino
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 1 trozo pan
  • Un cuarto de cebolla
  • 1 diente ajo
  • 1 vaso agua
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación

Lo primero que hay que hacer es cortar la sandía y retirar las pepitas mientras se deja el pan en remojo con un poco de agua (solo un trocito). Pelamos también el pepino y el ajo y lavamos los tomates y el pimiento y los cortamos todos para incluirlos en la batidora, y batirlos durante dos o tres minutos.

Una vez hecho, se añade la sandía y el pan a la batidora, y se bate otro par de minutos. Después, añadimos un chorro de vinagre y dos pizcas de sal, batimos para que se integre y colamos para pasarlo de nuevo a la batidora y ligar el gazpacho añadiendo aceite mientras batimos a bajas revoluciones.

Por último, enfriamos en la nevera, por lo menos una hora.

Salmorejo cordobés

Aunque no es oficialmente un gazpacho, el salmorejo cordobés es un plato similar por su color aunque varía en su composición y en su textura. También era consumido por pastores y campesinos para aprovechar los restos de pan duro.  Un plato parecido al salmorejo es la porra antequerana, originaria de Málaga, aunque en este caso sí que se le añade tomate a la preparación, obteniendo una especie de gazpacho pero mucho más denso.

Flickr

Ingredientes:

  • 1 kilo de tomate
  • 200 gramos de pan duro
  • 100 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 10 gramos de sal
  • Jamón serrano troceado y un huevo duro

Preparación:


Lo primero que hay que hacer es quitar el pedúnculo a los tomates y triturar para pasar la crema resultante por un colador, eliminando así los restos de piel y pepitas. Posteriormente, pondremos el pan en un bol y cubriremos con el tomate triturado durante unos minutos para que se impregne bien para luego añadir el ajo y triturar todo junto.

Sin dejar de triturar se añade el aceite y se sigue hasta que adquiera la consistencia deseada. Entonces, rectificamos el sabor con sal y añadir jamón serrano y huevo duro para acompañar.