Especiales

'Orgasmos cerebrales': ¿qué son y cómo se pueden conseguir?

La conocida como 'Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma' (ASMR, por sus siglas en inglés) hace referencia a la reacción sensorial, desde la relajación hasta la sensación de hormigueo, producida por determinados sonidos

Los susurros pueden ayudar a alcanzar un orgasmo
Los susurros pueden ayudar a alcanzar un orgasmo Pixabay

"Ahora te daré algunas instrucciones que harán que tu placer sea aún más intenso". Esto es lo que promete la hipnoterapeuta alemana Dea Levina.

Y no lo hace hablando con normalidad, sino susurrando claramente cada sílaba, ese es el abecé de la seducción. Con sus audiolibros eróticos, la terapeuta se adapta a una tendencia que desde hace unos años viene acumulando publicaciones en las plataformas online, pero hasta ahora siempre en campos ajenos al erotismo: ASMR.

La 'Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma' (ASMR, por sus siglas en inglés) hace referencia a la reacción sensorial, desde la relajación hasta la sensación de hormigueo, producida por determinados sonidos.

ASMR en Youtube

La gama de estímulos es diversa. En Youtube, por ejemplo, hay innumerables vídeos con personas rascando o pasando un pincel por un micrófono, hojeando libros o cepillándose el cabello.

A muchas personas estos vídeos les parecen relajantes y las ayudan a dormir. Los clips tienen millones de visitas, y la tendencia va en aumento. A estos vídeos se han sumado ahora aquellos en los que sus protagonistas susurran.

El mecanismo de la ASMR aún no está definido científicamente con claridad, explica Claus-Christian Carbon, profesor de Psicología en la Universidad de Bamberg, Alemania. El académico comenta que sonidos que de otra manera no se percibirían, pasan ahora a un primer plano: por ejemplo aquéllos que se producen al raspar un melón o al cortar un trozo de jabón.

Los investigadores aún no han comprendido el modo exacto de funcionamiento, aclara Carbon. "Pero el hecho de que la gente pase horas mirando estos vídeos, tiene que significar algo desde el punto de vista psicológico", añade.

Ahora, esta nueva moda sensorial ha sido descubierta por la industria del erotismo. Susurros hasta el orgasmo, esa es la promesa. Desde principios de año, Fred Graf, cofundador de una tienda online con sede cerca de Múnich, ofrece libros de audio ASMR. "Actualmente representan un buen tercio de las ventas", dice.

Sin embargo, la Asociación de Comercio Erótico de Alemania juzga que se trata de un producto nicho. En el sector, el interés está puesto en las películas y no en el formato de audio. Y los susurros nunca han estado en el centro de atención.

Dea Levina —un nombre artístico, por supuesto— es una de las autoras de Graf. Dea explica que, como "dominatrix mental", se dirige con sus textos principalmente a sumisos del sexo masculino, pero que el método funciona con cualquiera que esté interesado en relatos eróticos.

Cómo tener una reacción ASMR

¿Y cómo se llega a tener una reacción ASMR? Usualmente comienza con un hormigueo en la cabeza y luego el cosquilleo se va extendiendo por todo el cuerpo, describe la especialista. "A veces se te pone la piel de gallina, en los brazos o en el cuello. Finalmente, la sensación placentera llega a los genitales, provocando una respuesta sexual", añade.

Para algunos, ASMR significa relajación, para otros, excitación. ¿Cómo es posible? "Muchas de las cosas que te excitan en primer lugar son seguidas por una fase de relajación", dice el psicólogo Carbon. Por eso mucha gente se siente cansada después del sexo.

"Después del orgasmo, queremos relajarnos". Un único medio puede desencadenar dos sensaciones diferentes. "El medio actúa en secuencias: primero excita y luego la repetición constante crea un efecto de habituación", explica el profesor.

Sin embargo, la ASMR apenas ha sido explorada empíricamente hasta la fecha. "De hecho, el placer sexual comienza en el cerebro", añade Carbon. Por lo tanto, es muy posible que se pueda llegar al clímax a través de susurros, ya que estos crean una intimidad especial.

"Cuando empezamos a susurrar, tenemos algo muy íntimo que decir", explica Carbon y añade que esto no se limita al sexo, sino que también se puede susurrar mientras se leen libros infantiles para crear una atmósfera especial. Según su opinión, los susurros en el erotismo son sólo una de muchas opciones.

En sí nada nuevo, si se recuerda, por ejemplo, la voz de Jane Birkin susurrando 'Je t'aime' en 1969. El dúo con Serge Gainsbourg se convirtió en un indiscutible éxito y en el epítome de la seducción en la música. 

El efecto erótico de los vídeos ASMR es muy controvertido. En un estudio realizado en 2015 por la Universidad de Swansea, Reino Unido, sólo el cinco por ciento de los 475 adultos encuestados admitió utilizar el método ASMR para la estimulación sexual. 

Dea Levina sostiene haber recibido reacciones exclusivamente positivas, que ella misma atribuye a su experiencia como hipnoterapeuta, a su afición por los fetiches y a su voz entrenada. 

Sin embargo, las grabaciones ASMR también son un reto: "Es agotador para la voz cuando tienes que susurrar durante tanto tiempo. Y también debes tener cuidado, por ejemplo, de no pronunciar con una emisión demasiado fuerte la 't' o la 'k'".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba