Peluquerías, centros de estética, centros de enseñanza reglada, autoescuelas... Y ahora los tablaos flamencos y las tiendas de souvenirs. Vox lleva semanas haciéndose eco del malestar de diversos sectores sacudidos por la pandemia y que no han recibido ayudas directas por parte del Gobierno. Al menos por ahora.

El pasado 4 de marzo, el mundo del flamenco se concentró en el tablao Villa Rosa de Madrid, tercero que cierra en la ciudad a causa de la pandemia después de Café de Chinitas y Casa Patas. El acto estuvo organizado por la Asociación Nacional de Tablaos Flamencos de España y acudieron algunos políticos.

Entre ellos, el portavoz del partido en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros. A las pocas semanas, el partido registró una proposición no de ley en el Parlamento para instar al Gobierno a asegurar "el sostenimiento y pervivencia" de este tipo de locales. Piden un Plan Nacional para salvarlos.

Según los datos recogidos en la propuesta, solo un 10% de los tablaos abrieron en el 2020 y "solo durante algunos días señalados". El número de turistas que reciben los tablaos flamencos en España es de cuatro millones de personas anuales.

Cierre de Villa rosa, Casa Patas...

"Tablaos como el de Villa Rosa, que sobrevivieron a crisis anteriores, y que pese a los múltiples esfuerzos realizados no han podido superar la presente situación debido a las políticas negligentes del Gobierno", lanzan desde la formación. Y aseguran que el sector estima que no retomará su actividad hasta otoño del 2021 "como muy pronto".

Quieren promover acuerdos para que los ayuntamientos y otras administraciones bajen o eliminen las tasas municipales al sector 

Entre las medidas que Vox pide tomar, se incluyen una prórroga o flexibilización de los ERTE de suspensión de contrato o reducción de jornada hasta la finalización del estado de alarma, al menos hasta septiembre del 2021. También pide promover la creación de un epígrafe específico en el sistema tributario español a fin de incluir en el mismo a los tablaos flamencos ante la Hacienda Pública.

Quieren promover acuerdos para que los ayuntamientos y otras administraciones reduzcan o eliminen las tasas municipales al sector o que el Ejecutivo impulse la creación de un Plan Nacional del Flamenco que "logre la supervivencia de este arte como imagen de la cultura de España a través de la promoción turística".

Un altar con objetos relacionados con el flamenco en Villa Rosa durante una protesta por el cierre del mismo. Europa Press.

PNL de Vox para los souvenirs

Vox también ha registrado una PNL para amparar a las tiendas de souvenirs, 'typical Spanish', con medidas similares y un plan nacional de ayudas directas a favor de autónomos y empresarios con sede en España.

"La mayoría de estos establecimientos -unos 5.000 en España, casi todos negocios familiares, pymes y autónomos- soportan grandes gastos (algunas, por sus especiales ubicaciones, hasta 20.000 euros al mes de alquiler, más tasas, arbitrios y otros impuestos municipales). Hoy, prácticamente sin ingresos por la nefasta política del Gobierno, ven comprometida su supervivencia", lamentan los de Abascal.

"Las tiendas de souvenirs ayudan a crear Marca España. Hacemos nuestras vuestras reivindicaciones. No estáis solos", ha reivindicado Macarena Olona desde uno de estos establecimientos en Granada.

Entre otras medidas, reclaman la creación de un epígrafe específico en el sistema tributario español a fin de incluir la actividad de los comercios de recuerdos turísticos dentro de la cadena de valor turística para poder beneficiarse de los planes y ayudas específicas que se establezcan para esos comercios.