La Audiencia Provincial de Madrid celebra este jueves el juicio contra Pedro Luis Gallego Fernández, conocido como el 'violador del ascensor', por la violación de dos mujeres en los alrededores del Hospital de La Paz de Madrid y el intento de violar a otra dos. La Fiscalía pide para él un total de 96 años de internamiento.

El acusado está encarcelado en la prisión de Herrera de la Mancha desde junio de 2017 y el pasado verano protagonizó un intento de suicidio. Con un largo historial delictivo, ha cumplido condena por dos delitos de asesinato y cerca de dos decenas de violaciones.

Fue excarcelado por la derogación de la Doctrina Parot y volvió a violar

Esta vez tendrá que responder desde el banquillo por dos delitos de detención ilegal y dos más de agresión sexual continuada. Además, el ministerio público le achaca delitos de lesiones y de robo con violencia. Cumplió condena por el asesinato de la menor Leticia Lebrato y tras ser excarcelado por la derogación de la Doctrina Parot, se le volvió a detener en junio de 2017 por nuevos delitos de violación.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el acusado encañonaba a sus víctimas y en los alrededores de La Paz se las llevaba por la fuerza a Segovia donde consumaba las agresiones. Luego las traía de vuelta a la zona donde las había asaltado. Siguiendo este esquema abordó a una de sus víctimas el 16 de diciembre de 2016 a las 23.35 horas. Se trataba de una menor de 17 años a la que apuntó con una pistola. La intervención de varios viandantes impidió que la secuestrara.

Tras el intento frustrado de secuestrar a una menor, lo intentó con otra mujer

Sólo dos meses más tarde, Gallego Fernández repitió su 'modus operandi', pero esta vez logró llevarse a la víctima a la que “tapó con un gorro los ojos, le ató las manos por la espalda con bridas y la tumbó en el suelo de los asientos traseros del vehículo".

Se la llevó a su casa de Segovia donde consumó la violación en cinco ocasiones. Sobre las 14.30 horas del día siguiente dejó a la víctima en una calle de Madrid. La había lavado para eliminar pruebas, le robó el móvil y 50 euros. La víctima estuvo varios meses en tratamiento.

La tercera de sus actuaciones se produjo el 2 de abril de 2017. En esa ocasión la víctima pudo huir del coche. El último de los delitos por los que se le juzga sucedió el 14 de abril de 2017. Al igual que en anteriores ocasiones la amenazó, la secuestró en su coche, mantuvo relaciones con ella en una gasolinera y después estuvo abusando de ella durante seis horas en su casa de Segovia. También, tras lavarla, la llevó de vuelta a Madrid.