El Ministerio del Interior desarrollará un nuevo sistema para que la Policía Nacional registre las entradas y salidas de pasajeros en España. La digitalización de los contenidos conducirá a un cambio relevante sobre el tradicional pasaporte físico: la supresión de los sellos para las personas que proceden de países ajenos al espacio Schengen. El objetivo es crear una herramienta compatible con el de otros miembros de la Unión Europea para compartir información relacionada con la gestión de la migración, la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada.

La gestión del pasaporte pronto dejará de llevarse a cabo tal y como lo conocemos. Europa, y por tanto España, trabajan en la consecución de nuevas herramientas que sirvan para gestionar los datos de los viajeros, coordinar la información común y hacer frente a los desajustes que pueden surgir en procedimientos que todavía hoy se llevan a cabo de forma manual.

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska busca una empresa que desarrolle el nuevo modelo; un Sistema de Entrada y Salida de pasajeros (EES, por sus siglas en inglés) con el que la Policía pueda informatizar una parte del registro que actualmente se lleva a cabo mediante procedimientos manuales. Interior pretende que la herramienta esté disponible en un plazo máximo de 12 meses desde que adjudique el contrato, hito que pretende alcanzar antes del próximo 1 de julio.

La decisión no es unilateral. España cumple el dictado de una normativa europea firmada en noviembre de 2017, que urge a la creación de un sistema que cumpla con las características descritas. De ese modo, Bruselas pretende que todos los países miembro aborden de forma conjunta “los retos paralelos” ante la gestión del flujo de viajeros con sus implicaciones migratorias y policiales. Y, en caso necesario, “desarrollar acciones nuevas y complementarias para abordar las carencias”.

Así lo detalla el pliego de prescripciones técnicas redactado por la Subdirección General de Información y Comunicaciones para la Seguridad, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad: “El sistema EES tiene un diseño centralizado, al cual accederán las autoridades de los Estados Miembros comunicadas a la Comisión”.

El nuevo pasaporte

La implementación del nuevo sistema supondrá cambios sustanciales no sólo para los agentes de la Policía Nacional encargados de su gestión, también para los pasajeros. Cuando entre en vigor, no sumarán nuevos sellos en sus pasaportes: “Otro objetivo del EES es reemplazar el sellado físico del pasaporte registrando electrónicamente cada paso fronterizo dentro y fuera del espacio Schengen, calculando la estancia autorizada para cada viajero de acuerdo con la normativa europea”.

De ese modo se informatizarán todos los datos de forma automática y se integrarán en las bases de datos comunes europeas. Así, se suprimirán algunos procedimientos que ahora ralentizan el trasvase de información entre los países miembro, lo que a su vez dificulta investigaciones policiales y el seguimiento de sospechosos y criminales.

El Ministerio del Interior cuenta con un presupuesto de 11.250.000 euros (13.612.500, contando el IVA) para adjudicar el contrato a la empresa que cumpla con los requisitos establecidos, a los que exige una batería de protocolos de confidencialidad y seguridad: "Todos ellos se someterán a la normativa nacional y de
la Unión Europea en materia de protección de datos".