Segundo choque diplomático con Marruecos en seis meses. Después de la llegada masiva de pateras a Canarias a finales del año pasado, el Gobierno español se ha visto obligado a reforzar la presencia policial en Ceuta tras una oleada sin precedentes de miles de inmigrantes –muchos de ellos menores- que han accedido nadando a territorio español. Las autoridades de la ciudad autónoma han denunciado la pasividad de los agentes marroquíes.

La Delegación del Gobierno calcula que más de 5.000 personas han entrado irregularmente a Ceuta durante este lunes y la madrugada del martes bordeando los espigones marítimos fronterizos del Tarajal y Benzú. Casi un millar de ellos han declarado ser menores, lo que impide su devolución inmediata. Los centros de acogida de la ciudad autónoma están desbordados. Este patrón de menores es similar al que se vivió en Canarias a finales del año pasado.

La crisis de Ceuta confirma el mal estado de las relaciones hispano-marroquíes. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este lunes una gira por Iberoamérica a principios de junio que le llevará a Argentina y Costa Rica entre el 8 y el 11 de junio. Sánchez ha reforzado su presencia internacional en las últimas semanas, especialmente tras la debacle del PSOE en Madrid.

Cumbre fallida Pedro Sánchez-Mohamed VI

Rabat, sin embargo, sigue fuera de la agenda exterior del presidente. España y Marruecos tenían previsto celebrar una cumbre en diciembre que se suspendió tras la decisión del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. El motivo oficial del aplazamiento fue el coronavirus.

El Gobierno anunció que la cita se celebraría en febrero, pero tampoco tuvo lugar. Y no hay fecha alternativa prevista. Fuentes diplomáticas explican a Vozpópuli que la situación que se vive en Ceuta está vinculada con la hospitalización de un líder del frente Polisario en España. La crisis de los cayucos en Canarias a finales del 2020 coincidió con una escalada del conflicto entre el Polisario y Marruecos en el Sáhara. "El Sáhara es una línea roja para Marruecos y siempre lo han dejado muy claro", sostienen estas fuentes.

El Gobierno confía en que el episodio de Ceuta no vaya a mayores. La oposición ha pedido responsabilidades al jefe del Ejecutivo por lo ocurrido . Sánchez busca un complejo equilibrio diplomático con Marruecos, que choca con la reivindicación de su socio de coalición. Podemos reclama un referéndum de autodeterminación para la excolonia española. Una posición que también ha defendido históricamente el PSOE y que está recogida en las resoluciones de Naciones Unidas tras el complejo periodo de descolonización de este territorio a mediados de los 70.

El futuro del Sáhara ya provocó un choque entre la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el exvicepresidente Pablo Iglesias. Robles afeó al líder morado mostrase estas discrepancias en público. "Cualquier miembro del Gobierno puede tener sus opiniones personales, pero el Gobierno es un órgano colegiado y tiene que estar a las decisiones que se tomen", dijo la ministra hace unos meses.

Marlaska envía 200 agentes a Ceuta

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha encabezado este lunes un gabinete de crisis para dar respuesta a la crisis migratoria en Ceuta, según ha informado La Moncloa en un comunicado. Marlaska está en permanente contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores, que ha multiplicado sus gestiones diplomáticas con Rabat en las últimas horas.

Interior ha anunciado el envío de 200 agentes a la zona. 50 guardias civiles reforzarán “los lugares más susceptibles de paso en Ceuta”. Además, se desplegarán 150 agentes de la Policía Nacional, entre miembros de las unidades de intervención policial y personal de científica y extranjería.

El Gobierno ha dicho que las personas que crucen a España serán devueltas en aplicación del acuerdo con Marruecos de 1992. “Las autoridades españolas y marroquíes acordaron recientemente la devolución a Marruecos de los ciudadanos de este país que accediesen a nado, en un procedimiento pactado entre ambos estados”, ha dicho el Ejecutivo en el comunicado.