El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y su secretario general, Andreu Camps, han sido imputados por un presunto delito de coacción y amenazas a los clubs de la Liga Ibedrola de fútbol femenino para lograr la explotación de los derechos audiovisuales.

Así reza el auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Majadahonda (Madrid), con fecha de 15 de febrero, después de la demanda presentada por la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) por un supuesto delito de continuado de prevaricación, coacciones, amenazas, estafa y coordinación e integración de grupo criminal.

En el fallo, la magistrada Inmaculada González Cervera ha citado a declarar a Luis Rubiales el próximo 29 de abril, a las 12 de la mañana, mientras que Andreu Camps e Iñaki Mikeo Etxarri, responsable del fútbol femenino de la RFEF, deberán hacerlo el 18 de marzo a la misma hora que el presidente de la RFEF.

En su demanda, que ha sido trasladada al fiscal para que sea puesta en conocimiento de la fiscalía especial contra la corrupción y la criminalidad organizada, los clubs de fútbol femenino de la máxima categoría nacional acusan a Rubiales de emprender una "campaña de acoso y hostigamiento" contra ellos para lograr la adjudicación de la explotación de sus derechos audiovisuales.

Asimismo, han sido citados para declarar el 14 de mayo como testigos el presidente de la ACFF, Rubén Alcaine; el director de Fútbol Femenino de LaLiga, Pedro Malabia, y el director general de la Fundación Valencia CF, Pablo Mantilla Cutanda.

La Federación recuerda que la Justicia ya desestimó dos demandas

La RFEF ha afirmado que "desconoce hasta el momento" el auto por el que se imputa al propio organismo y a su presidente. En un comunicado, la RFEF indicó que ha conocido a través de los medios un auto del juez ordinario cuyo contenido "desconoce hasta el momento". "Se trata de un procedimiento iniciado por la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) vinculada a la LNFP, que ha llevado este asunto a los juzgados de lo mercantil en varias ocasiones sin éxito", señaló.

El organismo presidido por Rubiales recordó que la ACFF le ha demandado "por este mismo asunto" ante los Juzgados de lo Mercantil, y que existen ya dos autos del juez de lo Mercantil número 1 de Madrid, de 30 de julio y 3 de octubre de 2019, que "han desestimado la petición de la asociación y han avalado la actuación de la RFEF y que, es posible, se los hayan ocultado al Juzgado número 8 de Majadahonda, quien conoce de la querella".

Igualmente, la RFEF subrayó que la ACFF tiene su sede en LaLiga, que su responsable "es empleado" de la patronal de clubs y que en los últimos años "ha inundado" los juzgados de procedimientos contra el organismo con sede en Las Rozas (Madrid) en la misma línea que la patronal, "que ha interpuesto decenas de causas contra la institución que dirige el fútbol en España".

"La Real Federación Española de Fútbol confía en la Justicia y, por lo tanto, está segura de que esta querella tendrá también el mismo destino que los anteriores procedimientos", concluyó.