Sucesos

Rompen el precinto de la casa del asesino de Laura Luelmo y la puerta aparece abierta

La Guardia Civil investiga los hechos tras recibir este martes la alerta de los vecinos de El Campillo

Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo
Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo VP

La Guardia Civil investiga por qué este martes apareció abierta la puerta de la casa del asesino confeso de Laura Luelmo después que alguien rompiese el precinto establecido por las autoridades para que nadie accediese, informan a Vozpópuli fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que fueron los mismos vecinos de la localidad de El Campillo (Huelva) donde se produjeron los hechos los que el día 1 dieron alerta a la Guardia Civil de que la casa estaba abierta.

Retirada la brida

Alguien había retirado la brida que los agentes habían instalado en el domicilio en el que vivía Bernardo Montoya, único acusado por el crimen de la joven profesora zamorana. La puerta de la casa, ubicada a escasos metros de donde vivía la victima, estaba parcialmente abierta.

El aviso por parte de los vecinos se produjo a última hora de la tarde del día 1. La Guardia Civil mandó una patrulla del puesto de Minas de Riotinto y comprobaron que era tal y como les habían relatado.

Estos agentes no llegaron a entrar en la casa. En su lugar, siempre según las mismas fuentes, se mandó un equipo de Policía Judicial del puesto de Valverde del Camino donde fue trasladado Montoya después de su arresto. Una vez comprobados los hechos, volvieron a colocar el precinto sobre el domicilio y abrieron una investigación para esclarecer los hechos.

Esta es la casa en la que los investigadores realizaron varios registros y tomaron huellas en su investigación para esclarecer cómo, cuándo y dónde se produjo el asesinato. Según los análisis preeliminares de los forenses, Laura Luelmo murió entre dos y tres días después de su desaparición.

El detenido admite que tuvo un forcejeo con ella en El Campillo y que le dio un golpe. Añadió a los agentes que la dejó abandonada en el monte donde fue hallada sin vida días después. La Guardia Civil en cambio sostiene que Luelmo murió la misma tarde que desapreció y confía en que los informes definitivos de la autopista confirmen esta hipótesis.



Volver arriba