41 senadores de Francia, poco más del 10% del total de esta Cámara, han denunciado la "represión" contra los "representantes políticos presos o forzados al exilio". Pese a que dejan claro que el problema del 'procés' es "interno" de España, afirman que tanto Francia como la UE deberían intervenir.

El senador André Gattolin se ha encargado de divulgar este polémico texto en su blog mediapart.fr. Gattolin pertenece al grupo que ha dado apoyo a Emmanuel Macron. Entre los firmantes aparecen todos los miembros del grupo comunista, otros socialistas, República en Marcha, de centro y Agrupación Social y Democrática.

Los 41 senadores han mostrado su preocupación por la "represión" sufrida por los políticos enjuiciados en el Supremo y los fugados de la Justicia española, mientras han asegurado que se sienten afectados por graves acontecimientos registrados en Cataluña. El manifiesto se centra en el juicio del referéndum ilegal del 1-O.

El equipo de Manuel Valls ha criticado y puesto en conocimiento de Macron este manifiesto firmado por menos del 12% de la Cámara Alta francesa. Según ha señalado, en declaraciones a Vozpópuli, estos 41 senadores hablan de "represión" de la Justicia española contra los líderes del proceso independentista, "obviando que vulneraron todas las reglas del juego: las normas del Parlament, el Estatuto de Cataluña y la Constitución Española", ha recordado.

La intoxicación y mentiras del independentismo calan en Francia

"Este manifiesto demuestra un desconocimiento mayúsculo sobre el conflicto catalán y la salud de la democracia española", ha proseguido el equipo de Valls. "También demuestra que la intoxicación y las mentiras del independentismo están calando en algunos sectores de Europa; aunque sea de manera minoritaria".

Es necesario explicar que "España es en la actualidad una de las únicas 20 democracias plenas del planeta (según el ranking anual de The Economist) y uno de los países con mejor índice democrático de la UE", ha insistido el equipo de Valls, que ya ha pedido explicaciones sobre el manifiesto a Stanislas Guerini, delegado general de LREM, y a Patrick Kanner, exministro y presidente del grupo socialista en el Senado francés.

También ha avisado de lo acontecido al presidente de la República, Emmanuel Macron, al primer ministro, Édouard Philippe, y a Jean-Yves Le Drian, ministro para Europa y de Asuntos Exteriores.

Los cinco puntos del manifiesto

En primer lugar, exigen "respeto" a las "libertades y derechos fundamentales en Cataluña", mientras insisten en no querer valorar problemas "internos" de España, ni tampoco tomar partido sobre la independencia de Cataluña.

Pese a esta declaraciones de intenciones, cargan contra "la represión de que son víctimas electos legítimos, representantes de la Generalitat". En este sentido, afirman que han sido injustamente "encarcelados o forzados al exilio" por sus opiniones. Un premisa repetida hasta la saciedad por los independentistas, y que es fácilmente desmontada ya que los independentistas no son perseguidos por sus ideas, sino por sus hechos.

Para este más del 10% del Senado francés, se ha producido una "vulneración" de los derechos y las libertades democráticas, para pedir al Gobierno francés y a la UE una intervención para establecer unas condiciones idóneas para el diálogo. "Problemas políticos requieren soluciones políticas", han asegurado.

Cabe recordar que la ley francesa evita que las formaciones independentistas puedan acceder a las Cámaras de Representantes mediante una restrictiva ley, por la que se necesitan obtener la victoria en cinco circunscripciones no contiguas para poder tener representación. En la actualidad, los independentistas tienen cuatro, pero todas ellas son contiguas.