El exdirector general de los Mossos d'Esquadra Andreu Joan Martínez ha criticado en una carta de despedida a todos los agentes "las voces disonantes que quieren contribuir a la crispación".

En la misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, Martínez ha detallado que tras casi un año y medio en la dirección del cuerpo policial catalán, el 25 de septiembre presentó su dimisión: "Ha sido una decisión muy meditada y personalmente muy difícil de adoptar".

"Entendiendo que es lo mejor para el cuerpo, y lejos de hacerlo por interés personal, dejo el cargo con el convencimiento de que es la decisión más correcta", ha añadido.

Ha asegurado que la ciudadanía reconoce a los Mossos como una institución capital y es de las más queridas en Cataluña "a pesar de algunos intereses que hay detrás de las voces disonantes que quieren contribuir a la crispación".

Martínez se ha mostrado convencido de que la actual Jefatura de la policía catalana tiene un proyecto "sólido y de transformación a medio y largo plazo".

Un camino "lleno de obstáculos"

Al inicio de la carta, ha recordado que aceptó el cargo en junio de 2018 -después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución- "sabiendo que no sería una etapa fácil y que el camino a recorrer estaría lleno de obstáculos".

"Esta etapa de servicio a la ciudadanía y al cuerpo de Mossos d'Esquadra ha sido un privilegio que compensa con creces el esfuerzo, el trabajo y la responsabilidad invertida", ha indicado.

Martínez presentó su dimisión dos días después de que trascendiera el cese de la jefa de comunicación de la Consejería de Interior, Joana Vallès, tras una polémica por la posibilidad de que los Mossos usaran gas pimienta en altercados graves en manifestaciones.